Suscribirme al blog

Clara Lugo ejemplo de fortaleza

Ejemplo de fortaleza

Clara Lugo es ejemplo de fortaleza, empezó con trabajo rudo para alimentar a su familia y terminó de apuntadora y jefa de cuadrilla

Levantarse a las tres de la mañana para preparar la comida de mediodía, hacer el lunch para su esposo, asear a sus tres hijos para ir a la escuela, y posteriormente prepararse para ir al trabajo es una jornada normal para mujeres de Villa Juárez, todas, ejemplo de fortaleza.

Llegar al campo con la mentalidad de poder realizar las tareas de la mejor forma, olvidando los pesares y problemas que se traen desde el hogar, las carencias y todas las cosas negativas para enfocarse en desempeñar la labor del día parece una historia cotidiana, pero es la vida de Clara Lugo.

A ella no le cuentan qué es estar por 8 horas doblada plantando hortalizas, cortando chiles, tomate o deshierbando. Decidió por ese trabajo para apoyar a su esposo de oficio herrero.

Ese dolor de cintura de todos los días fue un ejercicio obligado al que se fue acostumbrando con los años, después de aceptar que ese trabajo era la bendición de los suyos.

Al regreso a casa a Clara Lugo le siguió el rol de madre, esposa y ama de casa. Sus hijos Alejandra, Ignacio y Rafael la esperaron impacientes para ser atendidos en temas de escuela, comida y lavado.

Tenía 24 años cuando murió su madre. Con preparatoria terminada no encontró trabajo en Villa Juárez, por eso empezó como jornalera. Le llevó muchos años ganarse la confianza para llegar a ser apuntadora y jefa de cuadrilla.

Han pasado 17 años de esa rutina. Hace un año abandonó ese trabajo para cuidar a su nieto y atender a su padre enfermo. Con una gran sonrisa recuerda todo lo bueno que el campo le dio.

Encontrarse con personas buenas y amables que se convirtieran después en sus amigos, y convivir con migrantes de tantas regiones, han sido para ella una de las mejores experiencias de vida.

Ahora cuando Clara Lugo ve pasar un camión cargado de hortalizas con destino a Estados Unidos le vienen buenos recuerdos. Se siente orgullosa de cómo sus manos contribuyeron a producir alimentos de calidad.

Una distinción de las mujeres de Villa Juárez.

Sobre el autor Ver publicaciones

AnaKaren Castro

1 CommentDeja tu comentario

Deja tu comentario

Su correo no sera publicado. Los campos obligatorios están marcados