En Sinaloa se da el primer combate aéreo del mundo

primer combate aeronaval del mundo en Sinaloa

Fue en Topolobampo durante la Revolución Mexicana. El avión biplano “Sonora” lanzó bombas con dinamita sobre el barco cañonero “Guerrero”

Es para no creerse, cualquiera pensaría que en Europa se dieron los primeros combates aeronavales en la historia de la aviación. Pero no fue con los globos del Duque Wellington vencedor de Napoleón Bonaparte, ni en la guerra tripolitana entre Italia y Turquía, ni en España en la Guerra de Riff, ni en la Primera Guerra Mundial, fue en Sinaloa donde se da el Primer combate aéreo del mundo.

En Sinaloa se da el primer combate aéreo del mundo

Haciendo una exposición puntual con fechas numéricas y progresivas de acontecimientos de aeronáutica con fines de guerra en la historia mundial, Manuel Ruiz Romero, cronista de la Mexican Aviation History refiere que “la cronología no puede ser alterada al gusto de cada quien”, y le da la razón a Sinaloa.

Reconociendo el valor de la historia, confirma que el combate aeronaval de Topolobampo, en Sinaloa “fue el primero de su tipo en el mundo”, porque en los anteriores eventos aeronavales de cualquier país no se acreditó de manera documental disparos o lanzamiento de artillería en aeronaves con fines de guerra sobre barcos.

La batalla revolucionaria de Topolobampo donde hundieron al barco Tampico

En cambio, durante la Revolución Mexicana, en el encuentro naval donde combatieron los barcos cañoneros “Guerrero” y “Tampico” (en otro encuentro hundieron al “Tampico”), el día 14 de abril de 1914 el capitán de ingenieros y piloto aviador Gustavo Salinas Camiña y el mecánico naval Teodoro Madariaga, desde un biplano G.L. Martin “Pusher” (“Sonora”) bombardearon al buque de guerra “Guerrero”.

En Sinaloa se da el primer combate aéreo del mundo

Con el lanzamiento de dinamita desde el aire lo obligaron a abandonar su posición de batalla frente al cañonero “Tampico”, “en lo que legítimamente debe considerase, desde el punto de vista histórico, como el primer combate aeronaval del mundo”, afirma Ruiz Romero.

Ese día de combate el revolucionario Álvaro Obregón se encontraba a bordo del cañonero “Tampico” (cuya tripulación se volvió insurgente sumándose a la revolución), en el puerto de Topolobampo. Ahí estaba también el barco cañonero “Guerrero”, cuyo capitán Ignacio Torres decidió atacar y hundir al “Tampico” para matar a Obregón.

En Sinaloa se da el primer combate aéreo del mundo

La crónica dice que el “Guerrero” comenzó a abrir fuego a una distancia amenazadora y el “Tampico” respondió también. “La ventaja, sin duda alguna, era el barco huertista (“Guerrero”), que con sus cañones de 100 mm. barría al cañonero constitucionalista. En el crítico momento en que se acortaban las distancias en forma que sería decisiva. Obregón y sus compañeros vieron una figura en movimiento en el cielo que desde tierra se acercaba a los barcos ensarzados en un definitivo combate. Era el biplano Martín “Pusher” bautizado “Sonora” tripulado por Gustavo Salinas Camiña, a quien acompañaba el mecánico naval Teodoro Madariaga”.

El relato refiere que entre ambos habían hecho unas bombas rudimentarias con trozos de tubería en los que habían introducido varias granadas de mano y lo habían rodeado de cargas de dinamita.

Mientras el “Tampico” resueltamente respondía a los cañonazos del “Guerrero” el biplano sobrevoló éste y desde una altura de más de 500 metros fue lanzando sus bombas a cada pasada”. Las bombas estallaban con gran estruendo levantando grandes cantidades de agua, haciendo más espectaculares las explosiones.


En Sinaloa se da el primer combate aéreo del mundo

El comandante del “Guerrero” ordenó al timonel maniobras de zig-zag para evitar que una bomba diera en el barco, entrara por la chimenea y lo que es peor, hiciera estallar las municiones que se encontraban en la cubierta listas para usarse en los cañones que disparaban sin cesar”.

Se trataba de una amenaza de la que no se tenía precedente alguno y por tanto, de un enorme efecto psicológico. En el “Guerrero” comenzó a cundir el pánico, mientras las bombas disparadas por el “Tampico” le entraban de lleno al ofrecer todo el costado en sus maniobras evasivas por las bombas aéreas.

El “Guerrero” dejó el puerto de Topolobampo y se fue a mar abierto para reparar los daños. “Culminada la hazaña de poner en fuga al “Guerrero”, el biplano “Sonora” inició el vuelo de regreso a tierra”.

En Sinaloa se da el primer combate aéreo del mundo

“La intensa brisa que se había levantado zarandeaba al ligero aeroplano y por el tiempo mantenido en el aire se debía de haber consumido gran cantidad de combustible, por lo que Obregón ordenó que la lancha a motor se dirigiera a auxiliar a los aviadores en caso de acuatizaje forzoso. No fue necesario pues Salinas y Madariaga pudieron llegar a tierra felizmente”.

La confirmación documental de este hecho fue el telegrama enviado al insurgente Venustiano Carranza con el siguiente texto:

Topolobampo. Abril 14 de 1914. Primer Jefe del E. C. Chihuahua. Hónrome comunicar a usted que me he sentido orgulloso al presenciar hoy el vuelo llevado a cabo por el intrépido Capitán Gustavo Salinas, acompañado del primer maquinista del “Tampico”, señor Madariaga quienes permanecieron más de hora y media a cuatro mil pies de altitud lanzando bombas sobre el “Guerrero”. Espero que obtendremos magnífico éxito contando con oficiales que saben despreciar la vida cuando se trata de la Patria. Felicito a usted por tener a su lado a esta clase de hombres. Respetuosamente.- El general en jefe Álvaro Obregón.

Gran Bretaña reclama haber tenido la primera batalla aeronaval del mundo el 24 de diciembre de 1914, pero la de Topolobampo fue el 14 de abril de 1914, ocho meses antes.

Descubren en Topolobampo Sinaloa barco hundido durante la Revolución Mexicana

Finalmente en otro encuentro naval, el barco revolucionario “Tampico” fue hundido en combate a cañonazos, muriendo gran parte de la tripulación. El capitán del barco Hilario Rodríguez Malpica se esperó al último y se dio un balazo en la cabeza antes de una rendición. Es el mismo barco que 105 años después han descubierto en el fondo del mar peritos del INAH y la SEMAR, cuyas imágenes hemos compartido.

Con información de Mexican Aviation History

Sobre el autor Ver publicaciones

Juan Francisco Sotomayor

Licenciado en Ciencias de la Comunicación.
Coordinador de Redacción.
Premio nacional: “Reconocimiento a la Conservación de la Naturaleza 2012”