[VIDEO] Una familia de payasos con chispa en Culiacán

Perseverancia que se transformó en trayectoria y legado que continúa, es la historia de esta gran familia de payasos.

25 años de chispa y luz, llenando de sonrisas a tantos niños, y familias. La historia de una payasita muy querida en Sinaloa y su familia de payasos

CONOCE ESTA EXTRAORDINARIA HISTORIA EN VIDEO AHORA:

¿Cuál es la historia detrás del maquillaje y alegría de esta familia de payasos?

Conoce esta bella historia, donde una mujer sacó adelante a su familia ante la adversidad, de la manera más alegre y creativa.

La payasita Chispa de Luz y su familia, nos abren la puerta de su corazón, y nos comparten un poco de su historia de vida.

payasa Chispa de Luz

Luz Patricia Acosta, psicóloga de profesión y madre de familia enfrentaba tal vez uno de los retos más grandes al quedarse sola con la responsabilidad de ver por el bienestar de sus hijos, sin duda su principal motor.

Un día ante una situación difícil y extrema, decide disfrazarse de payasa y trabajar en eventos. Algo que comenzó como una actividad para ganar dinero extra, una mujer profesionista enfrentando la mirada de desaprobación de propios y ajenos.

Y así surge Chispa de Luz, brindando sonrisas para sacar adelante a su familia.

Chispa de Luz y Chispita

¿Qué es lo que te ha dejado dedicarte al arte de hacer reír a las personas?
“Una gran satisfacción personal, muchos viajes, mucho conocimiento y la verdad… dinero. -ja ja ja-” responde, Luz Patricia sonriente y con un brillo espectacular en sus ojos, que denotan mucho orgullo, de ese lleno de amor y experiencia.

¿Fue difícil para ti dedicarte a esto?
“Afortunadamente me tocó ser punta de lanza en esta profesión, como mujer y cambiar la perspectiva de la gente, de que vieran al payaso como una persona profesional”,comparte.

La licenciada en psicología, enfrentó desaprobación por parte de la sociedad y círculos cercanos de amigos, colegas y familia. “La gente cree que un payaso no tiene educación, no tienes otra cosa qué hacer, no lo ven como arte”, nos platica Luz Patricia, cómo era al principio hace más de dos décadas y un lustro, cuando además el gremio de payasos era casi exclusivo para hombres.

“Que una psicóloga, con una profesión, trabajando para la Secretaría de Educación Pública, se dedicara a ser payasita, que te vieran con lástima, –pobrecita, anda de payasita-.”, abiertamente nos comenta Luz, quien se siente contenta de haber sido parte de cambiar ese tipo de prejuicios.

¿Tu familia te apoyó para dedicarte a esto?
“… Yo recuerdo mucho a mi abuela: que un día llegué muy contenta, -mire abuela me vestí de payasita- y mi abuela volteó y me vio, y me dijo: -¡Qué bajo has caído!-“. Ante esto siempre positiva, alegre y creativa, Luz Patricia le dio una respuesta formidable a su abuela, ganándose su respeto.

chispa de luz

Y así Chispa de Luz, no sólo se ganó el respeto de su familia, sino también del público que fue conquistando, con su talento, el cual la llevó además a preparar a muchos otros artistas, dedicados a ser payasos. Pero jamás imaginó que sus hijos siguieran sus pasos.

Chispa de Luz ha tenido una carrera exitosa como artista, y ha conquistado por generaciones a muchas familias. Pero también sus hijos, en especial “Chispita” aclamada por los pequeños. Y entonces el espectáculo solicitado, llevaba ahora la petición de la participación de esta niña, quien siendo tan joven sabía que quería dedicarse a esto, y se convertiría más tarde en empresaria y artista de espectáculos para fiestas.

Chispita
Elizabeth Hernández Acosta, Lic. en Nutrición, maestra de Karate durante 15 años, decide seguir los pasos de su mamá en el mundo de los escenarios, siendo fiel a su mayor pasión y profesión primordial; el arte de hacer reír a las personas.

“Yo tenía 1 año y medio, cuando mi mamá empezó a maquillarse, cuando nos quedamos sin papá”, expresa Elizabeth.

“Nosotros siempre hemos visto a Chispa de Luz, como una persona extra en la casa… Mi mamá era mi mamá, y Chispa de Luz la que se transformaba los fines de semana”, agrega.

A los 6 años de edad, Elizabeth insistía a su mamá que la llevara a los eventos, le festejaron ese sexto cumpleaños con tema de payasos, y fue entonces que su mamá, le consintió y dijo: ¡Quieres ir a los eventos, va!

chispita

Elizabeth nos platicó que desde los 4 añitos tomaba los maquillajes de mamá, y con la carita embarrada de pinturas, le decía: ¡Mira mamá soy payasita como tú!.

Chispa de Luz (Luz Patricia Acosta, mamá de Elizabeth), ya era muy querida por el público y no sospechaba, que su hija se convertiría en toda una artista profesional del espectáculo y llevaría a otro nivel la actividad, convirtiéndola en una empresa, incluyendo actos de acrobacia y magia.

Elizabeth nos abre su corazón y nos cuenta el amor y orgullo que siente por su mamá, pero también por su padre, quien estuvo ausente por causas de fuerza mayor. “Yo como hija valoro a mi papá, por no estar ese momento, pero después aparecer y ya poder acompañarnos”

rayito veloz y chispita

La historia no siempre fue alegría, sonrisas y fiesta.

“A los 15 años fue cuando dije -yo ya no quiero-, la época de la secundaria, -ya no quiero pintarme”; nos dice Chispita lo abrumador que fue enfrentar como adolescente, esa etapa de querer encajar, y sincera nos dice: “no era la gente, era personal, decía: -ma, no vengas pintada de payasa por mí”.

Así entonces, Elizabeth continuó acompañando a su madre a los eventos, pero especializándose otra activdad, el “pinta caritas”.

Nos reveló Chispita, que su mamá no quería que trabajaran, eran niños ella y su hermano –Rayito veloz-, pero ellos querían acompañarla y aprender de este arte.

La familia de payasos, no solamente trabajó en fiestas infantiles, se volvió una empresa que proveía servicios para promotorías con marcas para activaciones en distintos eventos y super mercados.

Elizabeth decide tomar las riendas del negocio familiar… sin embargo responsabilizarse de un negocio familiar, forjado por los padres, no siempre es fácil de continuar por los hijos; fue entonces que se apagó la chispa.

“Como empresa te puedo decir que quedamos en banca rota, en 6 meses me acabé el negocio” comenta Elizabeth.

Sin embargo, Chispita continuó preparándose, trabajando y edificó su propia carrera como artista de espectáculos, incluyendo las disciplinas de ser payasa, acróbata y maga.

Una historia bella, ejemplo de resiliencia, perseverancia y amor por conquistar tu pasión y tus sueños, ante cualquier reto.

Contacto:
6671829028

Sobre el autor Ver publicaciones Sitio web del autor

Adrián Varela

Coordinador de MKT, RP & Public Affairs en Tus Buenas Noticias
También se ha desempeñado desde muy pequeño en la Cultura como: Cantante, Conductor de TV y Radio y Actor de teatro musical.