¡Suscríbete!

Reconciliación y perdón motivos de vida: Jonny Quintero

Fue fácil hablar de reconciliación y perdón antes del asesinato de su hermano.

Tus Buenas Noticias. La reconciliación y perdón son dos acciones que pueden hacer la diferencia entre estar bien y vivir con opresión. Es la mediación entre la paz y el delito; y en una situación extrema entre la vida y la muerte. Para el Jonny Quintero es el camino de vida.


YouTube // Tus Buenas Noticias

Juan de Dios Quintero Gastélum ha enseñado sobre la reconciliación y el perdón por más de 18 años continuos, lo hace por convicción. Su estilo de vida es transitar por camino de paz.

Tomó la ruta más difícil enseñando en la cárcel, y no a cualquier presidiario. El trabaja el tema con homicidas, donde hay agravios con familiares de las víctimas y done hay decepción y daño con familiares del homicida.

También es invitado para hacer monólogos, talleres y conferencias en eventos públicos. Pero hay una cosa a la que no le ha gustado ser invitado, a colocar su familia en la escena del crimen.

reconciliación y perdón

Cuando se refiere a el perdón y la reconciliación dice que: “Una cosa es leerlo en un libro, una cosa es que alguien te lo aconseje, y otra cosa es dar el paso y hacerlo”.

En ese caminar por la vida, un día el Jonny Quintero, como le dicen, fue informado por su hermana sobre una balacera en un barrio de la ciudad de Los Mochis, donde vive. Él les aconsejó que no salieran, pero le informaron que su hermano estaba en la calle.

Salió a buscarlo. Los policías y militares le impidieron tomar la calle para llegar al sector donde creía que estaba su hermano. Un militar le preguntó su nombre y le indicó por donde pasar, pero no era la ruta.

Un policía, conocido de la infancia, le salió al paso y le dijo que tenía que ser fuerte. La escena que tenía al frente fue escalofriante. Ahí estaba su hermano muerto, masacrado. Su delito, haber pasado por el lugar durante el enfrentamiento.

Su cuadro se completó al escuchar un grito desgarrador que se dispersaba entre la escena del crimen. Era su madre al encuentro con una realidad que no cambia con los llantos. El dolor de un hijo asesinado.

reconciliación y perdón

En medio del cuadro de horror e impotencia, el Jonny Quintero se confrontó con su enseñanza. “Uuuy me dolió, sentí una punzada en el corazón, pero una punzada de dolor, de impotencia, de rabia. Y lo que menos pensaba en ese momento era perdonar, o amar”, dice con sinceridad.

Llevaba 18 años enseñando a los criminales sobre las mieles del perdón, y ahora unos criminales habían acabado con la vida de su hermano. “Y se me hacía bien injusto ir a la cárcel y ayudarlos. Y que de repente llegara alguien y le arrebatara la vida a mi hermano”.

Durante el funeral de su hermano, Jonny Quintero intervino para seguir hablando sobre el perdón y la reconciliación. Lo habló con lágrimas, ahora del lado de las víctimas.

A los días, con una rabia interior volvió a la cárcel. Pasar la primera reja fue la prueba para empezar a saber la diferencia entre enseñar con la razón y enseñar con la experiencia dolorosa.

reconciliación y perdón

El grupo de homicidas ya esperaba la charla, más movidos por la curiosidad que por la enseñanza misma. 32 personas que saben de crimen estaban sentadas viendo cómo reaccionaría el instructor.

2Y lo único que hago es pararme en el medio y decirle: te perdono, te perdono, te perdono, te perdono. Porque ustedes no están conscientes del dolor que han causado en toda una familia, en todo un grupo de amigos. Y estos chavos empezaron a llorar, cuenta con entereza.

Y me pude dar cuenta que son seres humanos. A veces movidos por un dinero, a veces movidos por el vicio. No tienen voluntad. La droga no les permite ver y entender, y son afectados y luego son lastimados. Pero ahí yo pude ver la parte humana de ellos, por eso decidí hacer eso ese día.

El Jonny Quintero tiene un programa social que él llama: Letras de Paz. Desde las cárceles los presos envían cartas con sus testimonios tratando de animar a jóvenes de colonias y ejidos a no cometer delitos. También desde la cárcel tiene un programa para que, por medio de cartas, los hijos de homicidas se reconcilien con sus padres.

El Jonny Quintero decidió perdonar a los homicidas de su hermano, lo hicieron también sus padres y sus hermanos. Su día a día es hablar del perdón y la reconciliación como camino de paz.

Ahora lo hace como quien tiene autoridad. La Paz se construye.

Imagen: Christian López.

Sobre el autor Ver publicaciones

Juan Francisco Sotomayor

Licenciado en Ciencias de la Comunicación.
Coordinador de Redacción.
Premio nacional: “Reconocimiento a la Conservación de la Naturaleza 2012”

Deja tu comentario

Su correo no sera publicado. Los campos obligatorios están marcados