A Rubén las balas no le quitaron el entusiasmo por vivir

Puso su vida por salvar a otra persona y ahora vive atado a una silla de ruedas. Con entusiasmo se gana la vida de mercader.