Alumnos de preparatoria llevan ayuda a la colonia de “Las Coloradas”

Alumnos de preparatoria

Despensas, ropa y atención médica, fue lo que recibieron los beneficiarios de la Brigada Médica “Creados para Servir” 2019.

Los alumnos de preparatoria del Colegio Culiacán encontramos en el servicio voluntario, una herramienta extraordinaria para ayudar a personas que lo necesitan. Y fue durante el mes de mayo, que la colonia de “Las Coloradas” fue atendida por las manos de estos jóvenes.

alumnos de preparatoria

Esta actividad es conocida como brigada médica, que se realiza cada año por los alumnos de tercero de preparatoria del Colegio Culiacán con el fin de ayudar a personas de comunidades vulnerables.

En este evento, buscamos satisfacer las necesidades básicas de las personas brindando: despensas, ropa y zapatos, utensilios de higiene personal, agua, juguetes, atención médica, medicamentos y cortes de cabello, todo de manera gratuita. En nuestra participación, logramos recolectar 80 despensas con alimentos básicos y utensilios de higiene personal.

Asistimos a la colonia “Las Coloradas”, una comunidad que se encuentra a las afueras de la ciudad de Culiacán. El evento se llevó a cabo en la Escuela Juan M. Banderas, en la colonia Renato Vega, donde pudimos realizar citas médicas de dentistas, fisioterapeutas, psicólogos, médicos generales, dermatólogos y oftalmólogos, para alrededor de 200 personas. De igual manera, se diseñaron diversos juegos y concursos para los niños que asistieron, quienes estuvieron muy contentos, sobre todo cuando recibieron un juguete que ellos mismos escogieron.

alumnos de preparatoria

La organización de este proyecto comenzó en el mes de enero, donde se formaron distintas comisiones para cubrir todos los puntos del evento. Hubo alumnos encargados de separar, clasificar y lavar ropa, de igual manera con las despensas, de tomar fotos y videos de todas las juntas y el evento final, para conseguir médicos y personas para cortar el cabello, entre otras actividades.

Cada uno de los alumnos realizó un increíble esfuerzo para que este evento tuviese la calidad y excelencia para ayudar al mayor número de personas posibles. Tuvimos un presidente, secretario y tesorero como encargados de las diversas comisiones, pero nos sometimos a la dirección de las profesoras: Lydia Cristina Gonzáles Oliveros y Nabyl Aseneth Salazar Norzagaray.

alumnos de preparatoria

Pasado el evento le pregunté a una de nuestras directoras, la profesora Lydia Gonzáles y a uno de mis compañeros qué había significado haber realizado y asistido al evento, a lo que contestaron:

“Una oportunidad para ayudar a los que menos tienen, y si bien, no resolvemos su problemas, es un placer ayudarles en parte. En segundo lugar, es un privilegio trabajar con los jóvenes, porque en verdad te sorprende la grandeza de su corazón, su bondad y el deseo de ayudar a otros menos afortunados, a veces nos sentimos tan indiferentes a todo lo que sucede a su alrededor, pero te sorprende lo que ellos son capaces de hacer ante un proyecto de esta magnitud”, comentó Lydia Gonzáles O.

alumnos de preparatoria

“Para mí fue una experiencia increíble el poder haber participado en la brigada. No hay mayor satisfacción que ver la cara de las personas que necesitan ayuda y que esté en tus manos poder ayudarla, y después hacer algo por ellas. Me divertí muchísimo”, señaló David Coral S.

Recibimos ayuda de muchas personas y algunas instituciones como el DIF, la Escuela Activa Integral y el comedor comunitario de las coloradas para el desarrollo de este evento.

alumnos de preparatoria

Como presidenta de este evento, puedo decir que fue un trabajo arduo y duro, pero al final todo valió la pena. Ver el agradecimiento y felicidad de las personas al entregarles una despensa, comentarles que no tenía costo alguno y poder interactuar con ellas, fue una experiencia inolvidable, la cual nos ha enseñado muchas cosas. Una de las cosas que aprendí es que nunca está de más ayudar, sea lo que aportes, todo eso es un tesoro para los demás.

Como antes lo mencionó mi profesora fue un completo privilegio haber servido a todas esas personas sin recibir nada a cambio. Es una manera de agradecer todo lo que tenemos y devolver algo de lo que nos es dado. También fue un privilegio trabajar con personas tan activas, dispuestas a hacer un trabajo excelente para beneficio de otros.

alumnos de preparatoria

De igual manera, quiero agradecer al Colegio Culiacán porque año con año, permiten a los alumnos de tercero de preparatoria servir a los demás en esta magnitud. Les agradecemos la iniciativa y la orientación para realizar este proyecto de la mejor manera posible.

Creemos que estas actividades potencializan las aptitudes de los alumnos y los ayuda a ser mejores agentes de cambio, que es algo que nos han enseñado a lo largo de la preparatoria. Con esto quiero decir que está en manos de todos nosotros hacer un cambio positivo por la ciudad, la pregunta es ¿estamos dispuestos a hacerlo?

Las pequeñas acciones de nuestro día con día hacen la diferencia. Todos podemos servir al prójimo, sólo se necesita amor e iniciativa para ello.

Por Kassandra Meza Ibarra
Estudiante de tercero de preparatoria en el Colegio Culiacán

Recomendamos leer

El Tequila de Wismoras, oficio de Baltazar
[VIDEO] Una actitud de servicio para promover la paz en relaciones humanas

Sobre el autor Ver publicaciones Sitio web del autor

Contadores de Historias