¡Conoce a los sinaloenses que la están rompiendo en el mundo!

¿Y tú qué opinas?Historias

José Ángel le da brillo a la vida

“El Chapo” lleva más de 30 años puliendo el calzado de los navolatenses. Le da brillo a la vida.


Desde que era tan solo un niño de escasos 6 años José Ángel Verdugo dejó la casa de sus padres en La Cofradía de la Loma para ir a vivir a Navolato. Ahora le da brillo a la vida.

En la colonia Alcanfores fue arropado por su hermana que le dio cobijo mientras su esposo iba siguiendo la cosecha a lo largo del estado.

Su hermana acostumbraba a llevarlo los domingos a la Parroquia de San Francisco de Asís y al cruzar por la plazuela a José Ángel le llamaba la atención ver cómo los señores lustraban el calzado de los que paseaban por el lugar.

“Desde chiquito me llamaba mucho la atención, cuando mi hermana me traía a misa y pasábamos por la Plazuela, yo podía pasar mucho tiempo viendo trabajar a los boleros”.

Aún sin darse cuenta, iba creciendo en él esa curiosidad que más adelante lo llevó a estar a los pies de los habitantes de Navolato.

La cercanía de su hogar con la Parroquia y la Plazuela permitieron que las visitas de “El Chapo” fueran muy frecuentes. Disfrutaba ir cada vez que su hermana le daba permiso.

José ángel recuerda que acudía a la iglesia siempre que había bautizos, para ver si alcanzaba algunos pesos al momento de que los padrinos tiraban “el bolo”.
“Me gustaba mucho venir a la iglesia. No crea que a la misa. Me gustaba venir para  alcanzar unos pesos. Los padrinos en los bautizos antes lanzaban el dinero al aire y toda la gente corría a levantar los pesos que estaban en el suelo”.
Ya con unos pesos en la mano, José Ángel corría a la tienda para comprar “bolichis”,  dulces y si le alcanzaba hasta un “tirador”. Con eso era feliz.
Y es que a los seis años un niño es feliz con cualquier detalle que recibe. Pero para “El Chapo” era más que eso.
Venir a la Plazuela se convirtió en una escuela. La escuela de su vida.
Cuando era un poco más grande, a los 8 años decidió acercarse a los trabajadores del  calzado de la Plazuela.
Empezó ayudando a los boleros a secar el calzado, lavar agujetas, limpiar suelas, y poco  a poco fue haciendo más.
“Si yo estaba muy chiquillo cuando empecé en esto de dar bola. Primero empecé de ayudante de los boleros de aquí de la Plazuela. Hacía cosas muy sencillas, pero viendo lo que hacían aprendí. Luego ellos me dejaban que pintara y lustrara los zapatos de los clientes. Cometía algunos errores, pero era parte del aprendizaje”, asegura “El Chapo”.
A sus 60 años José Ángel recuerda que inició de manera formal a lustrar calzado hace ya 30 años cuando al morir su abuela le dejó por herencia algunas vacas que vendió y de ahí compró todo lo necesario para emprender en el mundo de la limpieza del calzado.
Desde ese entonces decidió establecerse en la Plazuela Vicente Guerrero, donde hasta el día de hoy continúa trabajando.
“El Chapo” se ha convertido en un ícono de Navolato. No hay nadie que no sepa quién es él. Hasta se ha vuelto un referente para llegar a algún lugar.
“He escuchado personas que dicen: de con “El Chapo” a la derecha, o de con “El Chapo” a la otra cuadra”. José Ángel lo cuenta con orgullo sabiendo que a pesar de que pase el tiempo la gente lo recuerda, y siempre vuelven a lustrar sus zapatos con él.
Aunque parecería fácil realizar su labor, en realidad requiere de mucha paciencia y de cierto modo de un poco de perfeccionismo para que el calzado quede impecable. José Ángel asegura que disfruta realizar su trabajo, pues para él “el tiempo no pasa cuando haces  con pasión lo que te gusta”.
“A mí me gusta trabajar, lustrar calzado es mi pasión. Si lo haces bien te deja grandes recompensas”. Ver felices a sus clientes o que regresen a buscarlo lo hacen sentir muy bien.
Asegura que hacer que un cliente se convierta en su amigo no es nada sencillo, pero el cariño de la gente lo hace esforzarse por hacer mejor cada día su trabajo.  Es un referente en Navolato. Lustra calzado para vivir, pero entre charlas y buenas amistades le da brillo a la vida.
También puede leer: Periódico de Navolato Marzo-2021
Publicaciones Relacionadas
HistoriasMedio ambiente

¡Increíble! Una ballena se tragó a un buzo y lo escupe vivo

Historias

VIDEO: ¿Ya conoces el callejón de los "Peluches" en Concordia, Sinaloa?

Historias

Cuquis Reyes; una mujer que lleva la música en la sangre

HistoriasSinaloenses por el mundo

VIDEO: Vendiendo fotografías de Culiacán, hoy recorre el mundo; Gabriela Cervantes

Vale la pena leer...
¿Qué tan felices son los mexicanos?