Argelio extraña a su pueblo, donde no hay covid19, pero tampoco hay acceso.

“Mi familia es mi motor y cuando pase todo quiero ir a verlos para poderlos abrazar y estar con ellos”