Suscribirme al blog

APAC Culiacán, por el amor de madre

El altruismo de María Dolores Inzunza le ha dado rehabilitación y educación a cientos de niños con parálisis cerebral en Sinaloa.

(TBN) En 1987 la señora María Dolores Inzunza de Álvarez se llenó de valor para hacer lo que por voluntad propia pocos quisieran hacer como carrera de vida, ofrendar su servicio a personas con parálisis cerebral.

No había motivación más grande, que atender a su propio hijo mayor David Alfonso. A él, unos minutos en un parto complicado le marcaron la vida. La falta de un poco de oxígeno le dañó las neuronas del sistema nervioso dejándole una secuela física permanente.


Youtube // Tus Buenas Noticias TBN

María Dolores apenas disfrutaba de la alegría materna de tener a su pequeño en brazos, y al paso de los días notó que el niño mantenía sus manitas empuñadas de manera permanente, y una constante incapacidad de no poder sostener su cabeza erguida.

Pasó de médico en médico para atender el padecimiento del niño, hasta que finalmente se confrontó con la realidad de tener un hijo con parálisis cerebral.

Los primeros 9 años de David Alfonso fueron difíciles, hasta que fue llevado a la ciudad de México para recibir atención en APAC, una institución federal que atendía a niños con parálisis cerebral. A su regreso, además de atención, trajeron esperanza.

APAC

Así con el entusiasmo y apoyo de su esposo Manuel de Jesús Álvarez, decidieron iniciar en Culiacán un centro de rehabilitación para niños con este padecimiento.

Tenían el respaldo de Carmelina Ortiz Monasterio, directora del organismo en la ciudad de México.

Ya en Culiacán encontraron el esmero y apoyo de Alejandrina Haza de Tarriba para iniciar la Asociación Pro personas con Parálisis Cerebral IAP, el APAC que hoy conocemos.

Fueron muchos años de buscar fondos, mediante eventos, donativos y colectas para llegar a construir el edificio y equipamiento que hoy se tiene. Aún clama por donativos.

Han sido cientos de colaboradores profesionales, estudiantes y padres voluntarios para atender miles de niños y jóvenes que hoy hablan, se mueven, caminan o leen por los programas aplicados.

Igual como María Dolores buscó médicos y rogó ayuda en la ciudad de México, así llegan a APAC Culiacán IAP padres que con desespero y un hálito de esperanza sólo desean mejor vida para sus hijos.

Medidas preventivas para la parálisis cerebral.

Es importante que ante cada embarazo las madres y padres conozcan qué es la parálisis cerebral, porque el conocimiento de esta discapacidad y la forma de adquirirla ayudaría en la prevención.

Hay muchas causas de parálisis cerebral. Un niño que aún no ha nacido puede tener parálisis si ha recibido una lesión en su cerebro, o tuvo un desarrollo anormal del tejido cerebral. Si fuera el caso, se le llama “causas prenatales”.

APAC

Algunos estudios precisan que alrededor del 70 por ciento de las personas que padecen parálisis cerebral la adquirieron antes de nacer. Sin embargo, estiman que un 20 por ciento de casos se debe a problemas de lesiones cerebrales durante el parto.

Esto puede pasar con niños prematuros o niños que padecieron bajos niveles de oxígeno durante el nacimiento. Y en proporción un 10 por ciento de los niños tiene “parálisis cerebral adquirido” durante el primer año de vida. Se suma a esto la posibilidad por caídas o accidentes.

APAC Culiacán IAP pone en la lista de riesgos: los partos traumáticos, la falta de oxígeno en el parto, la marginación y pobreza con embarazos mal atendidos, los embarazos en adolescentes, la desnutrición, la incompatibilidad de RH, las infecciones maternas, la radiación, la anorexia y otras.

Las puertas abiertas y el corazón henchido.

Cada semana las puertas de APAC Culiacán se abren a toda posibilidad de desarrollo. Los niños van haciendo vida en las aulas, con las actividades, con las terapias, con los tratamientos y la convivencia.

David Alfonso, el niño por el que nació APAC Culiacán, ya sobrepasó los 40 años. Ya Manuel de Jesús Álvarez ha fallecido, pero María Dolores sigue con un temple inquebrantable.

Mientras viva, vive para sus hijos, y para la institución que le cambiaron su vida. Su entusiasmo, ayuda y enseñanzas también han cambiado la vida de otros niños y padres.

Afirma con orgullo que “no cambiaría su historia”. Y en décadas tampoco la historia la ha cambiado a ella.

Imagen: Edición TBN // Cortesía.

Acerca del autor Ver todos

Juan Francisco Sotomayor

4 ComentariosDeja un comentario

  • Recuerden que sólo terapias no es suficiente.
    La mejoría lograda por muchos niños se debe a la recuperación de habilidades producidas por el retraso psicomotor.
    Afortunadamente es un retraso y NO una lesión cerebral como lo pronosticaron los doctores sin corazón que usan palabras demasiado fuertes para unos padres que sufren la grave condición de su hijo. Es injusto escuchar esas palabras que la gran mayoría de las veces se convierten en mentiras. (no caminará, será un vegetal, no sobrevivirá más de 2 semanas y más tonterías como estas)…
    Las terapias NO previenen deformidades futuras, NO previenen luxación de articulaciones futuras, NO previenen deformidades de columna.
    La terapia ayuda pero cuando dejan de hacerla, la espasticidad continúa y producirá contracturas o deformidades severas.

  • Conozco la historia de la Sra Dolores,,, y es muy cierto la dedicación y el esfuerzo que hicieron por lograr ,, lo que hasta ahora es APAC

Deja tu respuesta

Tu correo electrónico no será publicado. Es necesario llenar los campos marcados *