¿Cuál es el efecto los cigarros electrónicos en la salud?

cigarros electrónicos

Los “vapeadores” están prohibidos en México por el riesgo que representan a la salud.

Los cigarros electrónicos surgieron como una alternativa para el fumador convencional. No obstante, y aunque existe una gran variedad de estos productos en el mercado, sus efectos en la salud de la persona podrían ocasionar un daño pulmonar grave.

Los cigarros electrónicos, e-cigs o ‘vapeadores’ son sistemas electrónicos diseñados para suministrar nicotina (ENDS) que incluyen una batería que enciende el dispositivo, un elemento de calor que calienta el ‘e-líquido’ y lo convierte en vapor, según American Cancer Society (ACS).

De ahí que las cantidades de nicotina difieren del cigarro normal, pero este producto si posee esta sustancia, por lo que la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) los clasifica como productos de “tabaco”.

¿Qué contiene el vapor de un cigarrillo electrónico?

Además de la nicotina, la ACS indica que un vaporizador contiene propilenglicol y/o glicerina vegetal, que son sustancias utilizadas para producir niebla escénica o teatral, así como:

  • Compuestos orgánicos volátiles (VOC): en ciertos niveles, los VOC pueden causar irritación en los ojos, la nariz y la garganta, dolores de cabeza y náuseas, y pueden causar daño al hígado, el riñón y el sistema nervioso.
  • Productos químicos saborizantes: Algunos saborizantes son más tóxicos que otros. Los estudios han demostrado que los sabores contienen diferentes niveles de un químico llamado diacetilo que se ha relacionado con una enfermedad pulmonar grave llamada bronquiolitis obliterante.
  • Formaldehído: esta es una sustancia causante de cáncer que puede formarse si el e-líquido se sobrecalienta o no alcanza el elemento calefactor (conocido como “dry-puff”).

¿Es malo fumar con un cigarro electrónico?

cigarros electrónicos

A pesar de que los cigarrillos electrónicos son bastante nuevos, la ACS indica que ciertos informes sugieren síntomas como la tos, respiración entrecortada y dolor en el pecho; en ocasiones acompañado de náuseas, cansancio y fiebre.

En ese sentido, la Secretaría de Salud, a través de la Comisión Estatal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COEPRISS), alerta a la población sobre los riesgos a la salud, destacando el daño pulmonar grave, por inhalar los cigarrillos electrónicos conocidos como “vapeadores” y que son ilegales en México.

El comisionado Jorge Alan Urbina Vidales informó que la Secretaría de Salud, a través del Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias “Ismael Cosío Villegas”, informó que diversos estudios demuestran que el uso de “vapeadores” representa un serio riesgo para la salud de sus consumidores.

Este Instituto señaló sobre los resultados de los estudios realizados en 200 casos documentados por las autoridades sanitarias en Estados Unidos donde adolescentes y adultos jóvenes padecían lesión pulmonar grave asociada al uso de cigarro electrónico o “vapeador”.

10 consejos para dejar de fumar

“Alertamos a la población a no usar los cigarrillos electrónicos por el peligro potencial de los dispositivos electrónicos de generar daño pulmonar grave a corto plazo”, advirtió.

Sostuvo que la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS) no autoriza la importación, distribución, comercialización y venta del denominado cigarrillo electrónico, mismo que está prohibido por el artículo 16 fracción VI de la Ley General para el Control del Tabaco.

Un estudio divulgado recientemente precisa que los cigarros electrónicos generan un aerosol a través del calentamiento de un líquido que contiene nicotina, glicerina y saborizantes y que alcanza ampliamente al sistema respiratorio, tanto en vías aéreas de conducción como en zonas alveolares, debido al pequeño tamaño de las partículas generadas (100-160 nm).

Urbina Vidales expuso que, según el Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias “Ismael Cosío Villegas”, en el aerosol inhalado se han encontrado, en general en cantidades mucho menores que en el humo del cigarro, muchos compuestos tóxicos, entre ellos formaldehido, compuestos orgánicos volátiles, hidrocarburos policíclicos, nitrosaminas y metales (cromo, cadmio, zinc, niquel), provenientes del calentamiento del líquido, del dispositivo o procedentes de la batería, varios de ellos conocidos carcinógenos o irritantes.

Los minutos de vida que te quita fumar un cigarrillo

El mismo Instituto señala que la irritación es capaz de generar inflamación en las vías respiratorias, síntomas respiratorios en personas previamente sanas, o un empeoramiento de síntomas respiratorios en pacientes con asma, Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC) o fibrosis quística.

“La información sobre los casos descritos son más graves ya que con la falta de aire se pueden desarrollar de días a semanas, tos seca, dolor en el tórax, fatiga, o fiebre”, comentó.

El Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias “Ismael Cosío Villegas” ha documentado la presencia de incremento en glóbulos blancos en la sangre, así como opacidades bilaterales pulmonares (manchas en el pulmón), baja oxigenación en la sangre o inclusive falla respiratoria, llegando a requerir estancias en terapia intensiva y ventilación mecánica. En el líquido obtenido por broncoscopía, se ha identificado la presencia de células de defensa (macrófagos alveolares) llenos de lípidos como los que se describen en la neumonía lipoidea.

Urbina Vidales aseveró que según las investigaciones realizadas en el ámbito federal la exposición de los adolescentes a la nicotina puede traer repercusiones a largo plazo para el desarrollo cerebral y causar ansiedad y trastornos del aprendizaje; y el uso de “vapeadores” entre menores que nunca han fumado duplica la probabilidad de que empiecen a fumar cigarros tradicionales.

Subrayó que los riesgos a la salud pública emanan primordialmente del esperado incremento en adictos a la nicotina, que pueden pasar a fumar cigarrillos normales en forma única o combinada; sin embargo también están aquellos generados por los efectos irritantes en el pulmón, aunados a los debidos al mal funcionamiento de las baterías y al calentamiento del dispositivo.

Puntualizó que la Organización Mundial de la Salud (OMS) advierte que los “vapeadores” con nicotina generan un aerosol que, además de nicotina, suele contener elementos dañinos para el corazón y para los pulmones. “De acuerdo a la OMS existen cerca de 8,000 aromas en soluciones líquidas para los ‘vapeadores’ y sistemas electrónicos en todo el mundo; muchas de estas sustancias causan sensibilidad, irritación e inflamación en las vías respiratorias e incluso infecciones virales”, comentó.

Finalmente, expresó que la OMS ha establecido que el aerosol de los “vapeadores” no es simplemente “vapor de agua” como se suele afirmar en la mercadotecnia de estos productos, y por lo tanto, conllevan riesgos sanitarios.

Sobre el autor Ver publicaciones

Kenia Meza

Lic. en Negocios y Comercio Internacional
Desarrolladora de Contenidos de TBN