La biofumigación respuesta a enfermedades de hortalizas

enfermedades de hortalizas

El manejo biorracional de patógenos desde la raíz es la respuesta a muchas pérdidas de la producción de hortalizas en México.

Uno de los problemas más severos de la agricultura moderna es la presencia de patógenos del suelo, como los nematodos y otros microorganismos, que no se ven, pero son responsables de las enfermedades de hortalizas y deficiencias en la producción. La nueva oferta científica para estos males es la biofumigación.

Armando Carrillo Fasio quien encabeza trabajos de investigación científica en el uso de productos biorracionales sostiene que en el estado de Sinaloa la presencia de nematodos se ha reclasificado con dominancia al 2017 de las especies: Meloidogyne enterolobii, M. incógnita, M. arenaria y M. javanica, en orden de distribución, con impacto mayormente en 7 portainjeros de tomate.

Mencionó que las grandes pérdidas en la producción de hortalizas están relacionados con tabamovirus y los diversos tipos de hongos de la familia del Fusarium en todas sus variantes, que se manifiestan en marchitez, sumado al impacto del secado de las plantas por Phitophthora, cáncer bacteriano, necrosis de la médula y pudrición bacteriana.

enfermedades de hortalizas

Explicó que la mayoría de los agricultores y aún muchos agrónomos se equivocan haciendo aplicaciones químicas a los cultivos tratando de controlar estas enfermedades y patógenos, invirtiendo los valores de la pirámide de estrategias, en vez de empezar con la base del control cultural.

Con base a sus trabajos de investigación Carrillo Fasio sostiene que los plaguicidas sintéticos se están restringiendo cada vez más por sus bajos resultados, por lo que debe ponerse la mirada en la desinfección de los suelos agrícolas con materiales botánicos y biológicos con la técnica de biofumigación.

Al participar como ponente en el evento Agroinnova 2019, precisó que estas técnicas aplicadas en la producción de hortalizas no induce estrés a las plantas, y en cambio estimula el desarrollo radicular, la producción de raíces secundarias y pelillos de absorción, además de estimular los mecanismos de defensa de las plantas. El resultado dice, son menos enfermedades y plagas secundarias en el cultivo.

enfermedades de hortalizas

El paquete que promueve con base a su investigación científica probada en campos de agricultores de Sinaloa, Baja California y otras entidades se fundamenta en 5 productos con efectos de fungicida, bactericida y nematicida, (productos tanto botánicos como biológicos).

Uno de los productos fungicidas que promueve obtiene ingredientes activos a base de extractos de plantas de gobernadora, pino y ácido cítrico. Otros nematicidas y fungicidas están elaborados a base de hongos, bacterias, sulfato e cobre y extracto de la planta quillaja.

Armando Carrillo Fasio explica que estos productos son usados en hortalizas del grupo de solanáceas, como tomates y chiles, en cucurbitáceas como pepinos y calabacitas y los principales cultivos de hortalizas destinados a exportación o mercado nacional.

La biofumigación es una técnica que se aplica mayormente en agua, mediante riego por goteo, para impactar a los microorganismos que viven en la rizosfera de las plantas.

Sobre el autor Ver publicaciones

Juan Francisco Sotomayor

Licenciado en Ciencias de la Comunicación.
Coordinador de Redacción.
Premio nacional: “Reconocimiento a la Conservación de la Naturaleza 2012”