El estero del Pailebot de Altata, el día que flotó el frijol

estero del pailebot de Altata

De los tiempos en que Altata, dejó de ser puerto de altura queda en la memoria el nombre del estero que hoy es emblema de conservación

El estero del Pailebot de Altata, como hoy se le conoce, se erige como un emblema de la conservación de los recursos naturales, pero su referente histórico tiene que ver con el día que flotó el frijol, tras un descomunal huracán que le quitó la categoría de puerto de altura al destino comercial.

Altata fue un puerto de significativo valor. Desde 1844 fue declarado como Puerto de Altura, y en 1847 fue abierto al comercio extranjero. Gran parte del incipiente desarrollo agrícola e industrial del siglo XIX de la región centro de Sinaloa pasó por ahí.

estero del pailebot de Altata

La euforia de puerto sólo duró medio siglo, del resto se encargaron los huracanes. El día viernes 18 de septiembre de 1896, según dio cuenta el periódico “El Monitor Sinaloense”, un “desastre meteorológico entró en Altata a las 4:00 de la tarde, destruyendo tres cuartas partes del poblado”.

“El viento y el mar se desbordaron por la playa sudeste metiéndose en las pocas casas que todavía se encontraban paradas, dejándolas del todo en un estado inservible. El mar entró como 150 metros en la población”, precisaba el diario.

La nota narró la destrucción del edificio de la Compañía Ferrocarril Occidental de México y los almacenes de compañías comerciales situadas junto al muelle.

estero del pailebot de Altata

Lee: Los Pescadores de Altata cuidan esteros para repoblamiento de especies

Ese día, según la nota periodística, hubo daños en los barcos presentes. Se cita entre los barcos destrozados al “Helena, que se alistaba para hacerse a la mar, se halló destruido en la playa”. También el buque americano Rebeca, “que estaba varado en la Isla de Redo, se da como perdido”, precisa.

El nombre del estero del Pailebot está asociado a este acontecimiento, se debe a otro barco que destrozaron las olas y el viento. “El Pailabot Cometa, propiedad de Pablo Hidalgo, de Mazatlán, recién cargado de frijol, fue localizado en las playas del sur de Altata totalmente destruido”, refiere la nota. Y en consecuencia ese día flotó el frijol.

No se menciona la forma y tamaño del buque de carga hundido, pero se le llama pailebot a un tipo de embarcación de vela antigua, muy parecida a la goleta pero sin gavia y con la vela de proa o trinquete más pequeña, se caracteriza por ser veloz y fácil de maniobrar.

Lee: ¿Por qué visitar la Bahía de Altata?

Los esteros del Pailebot y La Pozona originalmente fueron profundos y navegables.

estero del pailebot de Altata
estero del pailebot de Altata

Noé Rodrigo Hernández Rojo (Corochi) y Juan Manuel Armenta Serrano, pescadores de Altata, recuerdan que al límite de La Pozona había depósitos de rocas globosas, que desaparecieron cubiertas de lodo y arena. No saben por qué están ahí. Pero en verdad eran los lastres que traían los barcos para navegar aumentando el calado para conseguir más estabilidad y equilibrio.

En este tiempo, estos dos esteros están anegados de lodo, con aguas someras. Es la suma de depósitos sólidos que han dejado los huracanes y desbordamientos de ríos en el último siglo.

estero del pailebot de Altata

Hoy el estero del Pailebot y La Pozona gozan de un estatus de protección social, funcionando como “refugio comunitario” donde no se permite la pesca, con el propósito de que se reproduzcan de manera natural las especies de peces, moluscos, crustáceos y toda la cadena marina para repoblar en forma silvestre la bahía.

Los esteros funcionan como área de maternidad, al protegerlos, los pescadores están ayudando a devolverle al mar la productividad. Pretenden aumentar los refugios pesqueros para hacer más sustentable la pesquería.

Así, donde antes flotó el frijol en el desastre, hoy flota la esperanza por la conservación.

Imagen: Christian López.

Sobre el autor Ver publicaciones

Juan Francisco Sotomayor

Licenciado en Ciencias de la Comunicación.
Coordinador de Redacción.
Premio nacional: “Reconocimiento a la Conservación de la Naturaleza 2012”