¡Conoce a los sinaloenses que la están rompiendo en el mundo!

DeporteNavolato

Briseida Acosta, la campeona de Navolato busca el oro en Tokio

navolato

La taekwondoína de Navolato sigue escribiendo su historia de éxito y busca el oro en Tokio

navolatoHablar de Briseida Acosta Balarezo, es hablar de un ejemplo de disciplina, perseverancia, entrega, esfuerzo, trabajo constante y paciencia. Bris, como se hace llamar, se ha convertido en el orgullo de Navolato y su gente.

Integrante de una familia de taekwondoínes, Briseida creció rodeada del amor de sus padres Juan José y Alma Rosa. Ella junto a sus hermanos Cristopher y Eros aprendieron a amar este deporte que forma parte de sus vidas.

Durante años consagró el sueño de estar presente en los Juegos Olímpicos y representar a Navolato, a Sinaloa y a México ante el mundo.

También puedes leer: Atletas sinaloenses siguen clasificando para Tokio 2020

Hoy hace realidad esa ilusión. Con el triunfo que obtuvo ante la campeona guasavense María del Rosario Espinoza, Briseida obtuvo el pase a las olimpiadas de Tokio 2021.

Al lograr ese sueño ahora tiene una nueva meta. Escuchar el Himno Nacional desde el podio en Tokio y bañar a Navolato en oro.navolato

“Sueño con que el Himno Nacional se escuche en Tokio y creo que eso es muy posible”, dice rebosante de confianza.

A golpe de patadas y mucha disciplina sigue escribiendo una historia de éxito. Durante toda su vida deportiva se ha preparado para lograr esta meta y sin duda va en camino a lograrla.

Sin duda, Briseida Acosta se ha convertido en la esperanza dorada de Navolato.

Lee: Juegos Olímpicos de Tokio, ¿los primeros sin audiencia?

 

Publicaciones Relacionadas
DeporteSinaloenses por el mundo

Los deportistas sinaloenses en Tokio es algo extraordinario: Carlos Verdugo

HistoriasNavolato

Periódico de Navolato Julio-2021

Deporte

Así fue la Ceremonia de Apertura de los Juegos Olímpicos Tokio 2020

DeporteTecnología e Innovación

¿Cuánto hay que trabajar para pagar Internet?

Vale la pena leer...
Claves para remunerar a las ‘enfermeras’ en el hogar