En la marcha de Culiacán Valiente, te saludo

marcha de Culiacán Valiente

Columna: Reflexiones de un aspirante a buen vecino. Por Miguel Calderón

Están convocando a la marcha de Culiacán Valiente. Amador Fernández-Savater, literato de origen español escribió hace algunos años lo siguiente: “… la ciudadanía tomó las calles para expresar su duelo, su protesta y sus anhelos, sin dejar que el miedo organizara la acción, hundiendo los monopolios del sentido… Un abrazo social de amor y solidaridad que arropó también a las propias víctimas en un deseo de paz, neutralizando el deseo de venganza y de guerra”.

Estas palabras las articuló este escritor ibérico en razón de los trágicos eventos del 11 de marzo de 2004 en el metro de Madrid. Recurro a este recuerdo en razón de la marcha convocada para este domingo denominada Culiacán Valiente.

Comparar el 11 de marzo de Madrid o el 11 de septiembre de Nueva York, con el 17 de octubre de Culiacán, es necesario para aprender de comunidades que se han levantado de golpes colectivos traumáticos.

Un estudio sobre estos casos que se publicó en el International Journal of Clinical and Health Psychology, Revista Clínica Internacional sobre Salud Psicológica por sus siglas al español, analizó las narraciones de 325 personas residentes en Nueva York y de 333 residentes en Madrid, con el fin de indagar acerca de los efectos postraumáticos a ambos atentados.

La responsable de esta investigación, la Dra. Itziar Fernández, descubrió que es importante que quienes estuvieron presentes siendo testigos de los hechos o víctimas de los mismos expresen sus sentimientos y pensamientos.

La Dra. Fernández concluye: “la confrontación de hechos traumáticos, mediante expresión tanto verbal como escrita, tiene efectos positivos sustanciales en personas con dificultades para verbalizar sus emociones”.

En algún modo, la marcha convocada para este domingo 27 de octubre sobre las calles de nuestra Ciudad es una forma de expresión como lo sugiere este estudio de postrauma colectivo. Esta forma de expresión tiene varías premisas y reglas: No es un llamado en contra de nadie. Ni del gobierno, ni de nadie. Al contrario, es un llamado a la esperanza, a la paz y a la unión vecinal. Es una acción para recuperar la confianza en nuestra Ciudad, en sus calles, en sus espacios públicos, en su cultura, en sus aspectos positivos.

¿Quién organiza y de dónde surge esta idea? Esa pregunta me la hice cuando observé la primera nota en una página electrónica de un medio local. Luego vi surgir más notas de medios estatales, nacionales y hasta de Europa. En el día 2 la duda seguía en mí. Al ir preguntando sobre quién organizaba iba también avanzando en las respuestas hasta que llegué a ellos.

“No habrá discursos, ni consignas. Habrá música, festival y feria”, me dijeron 2 de ellos de un total de 14 personas. Este grupo de buenos vecinos, que desean contagiar a Culiacán de un anhelo positivo a la Ciudad después de la incertidumbre de la semana pasada, es muy heterogéneo en edades, gustos y filias, pero con una coincidencia innegable: todos quieren seguir viviendo en Culiacán y no quieren huir de él.

La Majo, el Jaime, el Héctor, el Noé, la Mayela, el Jorge, el Luis, el Octavio, la Gabriela, el Esteban, el Miguel, el Alberto, el Germán y la Miriam son los nombres de quienes no quieren protagonismos y se han puesto de acuerdo para funcionar muy horizontalmente, sin jefes ni mandos superiores en comités con responsabilidades específicas.

Sorprendente que, habiendo iniciado de manera espontánea y sin presupuesto, hayan contagiado a más de 50 colectivos/organizaciones, habiendo conseguido el patrocinio solidario de varias empresas locales y habiendo tenido ya la confirmación de un culichi nominado al Grammy Latino para el festival: El David Aguilar.

Ese Culiacán del que me siento orgulloso emergerá de nuevo pasado mañana sí tú y tu familia nos acompañan. Ese Culiacán que me inspira por su gente buena es el que veré ahí este domingo. Estoy seguro que a ti que me lees te veré y te saludaré.

>>Más Reflexiones del Lector<<

Sobre el autor Ver publicaciones

Miguel Calderón