11 buenas lecciones de Afganistán

Hay problemas que no se comprenden, las soluciones tampoco. No tires la naranja debido a una mancha en la cáscara. No tires las lecciones porque no te guste la guerra.