Conversaciones útiles

Conversaciones útiles

Con el florecimiento de las redes sociales hoy todos ejercemos el derecho de comunicar, pero no siempre para bien.

Valora si lo que comunicas son conversaciones útiles, si construyen, si hacen bien, o de qué lado de te pones.

Si lo que platicas le hace bien a alguien, platica más.
Enseña, comparte, apoya, felicita, reconoce, aplaude.
Hay muchas formas de hacer el bien y hacerte bien a ti.

También hay muchas formas de perjudicar a los demás y a ti mismo.
Hay conversaciones destructivas, inútiles, maléficas, negativas.
Aquellas que critican sin proponer.
Las que desacreditan personas.
Las que levantan falsos o crean rumores que dañan la reputación.

Muchas veces es mejor no decir nada a perjudicar a alguien.

Ahora las conversaciones son más ligeras.
Por el celular y la computadora se presta a hablar más mal de las personas.
Muchas veces daña uno a personas que estima.
Pero otras veces a quienes ni conoces.

Conversaciones útiles
Estas conversaciones tienen consecuencias, dañan la imagen, el prestigio.
Crean un mal ambiente.
Todos empezamos a hablar mal de todos.
Con nuestros malos comentarios creamos comunidades críticas y negativas que no prosperan.
No fomentemos conversaciones donde los que destacan son atacados y denigrados por los demás.
Nos dañamos nosotros mismos, a nuestra comunidad.
En vez de apoyarnos, ayudarnos y jalar todos para el mismo lado.

A nivel político esto sucede más fuerte.
Por la competencia entre políticos y partidos.
Esto ocasiona que las fuerzas de empuje de un país estén encontradas.
En vez de movernos todos hacia el mismo lado, nos bloqueamos unos a otros.

Cuida tus palabras, enfócalas a hacer el bien, a apoyar, enseñar, ayudar.

Ese bien se te regresara.

Sobre el autor Ver publicaciones

AC