Buenas noticias: Más de 18,600 recuperados de COVID-19 en Sinaloa #QuédateEnCasa

Opinión

El machismo está instalado en los hogares

el machismo

Jesús Reyes Heroles afirma que de ahí brotan el 80% de las agresiones y llama a los mexicanos a encarar el horror

En su columna Sextante, publicada en Excélsior, el analista refiere que en el año 2018 fueron 16 millones 667 mil 291 los delitos que se cometieron contra las mujeres, pero sólo se investigó el siete por ciento. O sea que 15 millones 609 mil 239 no fueron investigados. En vez de justicia llama a esto Impunidad total, y envuelve en la causa a el machismo.

Afirma que la gran mayoría de las denuncias (el 90%) no se presentan. Este es su argumento: ¿Por qué? Por temor a represalias, si el macho se entera, habrá golpiza. De allí la importancia de los albergues para mujeres en situación de violencia que el gobierno clausuró. Genial. El machismo está instalado en los hogares, de allí brotan el 80% de las agresiones –de todo tipo–, allí está la madriguera del horror. ¿Pueblo bueno?

Lee: La violencia en el noviazgo es la antesala de la violencia familiar

El 75% de los mexicanos considera que México es un país machista que se vuelve 81% entre las mujeres. Los celos son el motivo fundamental del 86% de las agresiones. El monstruo está dentro de nosotros, de varones y también de mujeres, quienes son las principales transmisoras de valores.

Alrededor del 20 por ciento de la población justifica los golpes. A ello debemos sumar un serio problema de desintegración familiar. Motivos: la millonaria migración campo-ciudad que rompe los hogares, la migración a Estados Unidos que ha dejado hogares incompletos, y algo igual de terrible, la irresponsabilidad de los padres.

Hay varios millones de niños que no saben los nombres de sus progenitores. La linda familia mexicana, armoniosa y unida, es una excepción. La gran mayoría de los mexicanos profesa la religión católica, por lo cual, la gran mayoría de los golpeadores y asesinos son católicos. La Iglesia Católica debería asumir un permanente papel crítico en esto y no ser solamente un silencioso cómplice.

Podría interesarte

¿Dónde están los golpeadores? Deberíamos tener un registro público de los mismos. La mayoría es reincidente. De allí el valor de la iniciativa 3 de 3, para que candidatos y servidores 1.-No sean deudores de pensión alimenticia; 2.-No sean acosadores; 3.-No sean agresores por razones de género.

Pero los golpeadores están en todos los ámbitos, las empresas deberían sumarse. Que no se les promueva, que se les exhiba. Allí está el nudo cultural que debe ser desanudado. Las mexicanas no denuncian por miedo al agresor y porque no creen en las autoridades, por la actitud hostil de estas o por temor a ser extorsionadas. La hidra de mil cabezas se reproduce.

Lee: Ante generadores de violencia en Culiacán cabe mirar a El Circo Volador

Esa actitud encierra una terrible discriminación. A las mujeres se les trata “…con prejuicios y estereotipos –dice Irene Tello, directora ejecutiva de Impunidad/Cero– las autoridades les preguntan si estaban alcoholizadas, si tenían una relación con el agresor, si están seguras…” de querer denunciar.

el machismo

Todo el trayecto hacia la denuncia es de terror. Por eso debe haber políticas de género para los MP e investigadores. Allí está la Guía contra la violencia de género de Tojil e Impunidad/Cero. Las mujeres víctimas deben ser prevenidas del horror que les espera en la que debiera ser la antesala de la justicia. Las mujeres deben hablar con seguridad, sentirse arropadas por una sociedad consciente de la trampa.

Tomo los datos de Redim y Mexico Peace Index 2019, recopilados por Bárbara Anderson (Milenio 19-02-2020): una niña es asesinada cada día: un 13.4% de las niñas menores de un año no están registradas; 7 de cada 10 delitos de trata de personas involucra a mexicanas menores de 17 años; 60% de la pornografía infantil del mundo se produce en México; el 80% de los casos de abuso sexual a niños ocurre dentro del hogar. Ser menor y además niña es vivir en el infierno.

De esto se trata. El 51.4% de la población son mujeres; 29% de los hogares es encabezado por una mujer; 22 millones de mexicanas aportan de manera formal a la economía nacional, 80% del trabajo doméstico lo realizan mujeres. La violencia y el feminicidio ahogan a México.

Ver una conspiración en el paro nacional es machista y paranoico. Allí está la arrolladora y dolorosa realidad. Mujeres y menores al centro de la discusión. El problema está dentro de nosotros. Afrontarlo sería de verdad ser progresista y no un conservador.

Con información de Excelsior.

Autor

Licenciado en Ciencias de la Comunicación. Coordinador de Redacción. Premio nacional: “Reconocimiento a la Conservación de la Naturaleza 2012”
    Publicaciones Relacionadas
    Coronavirus SinaloaOpinión

    Mexicanos mejoran hábitos de limpieza tras pandemia: Mitofsky

    MovilidadOpinión

    Cambios Revolucionarios: El Covid y el 20 de noviembre

    OpiniónPolítica

    Conservadores y liberales

    OpiniónRestaurantes Culiacán

    Capacitación descendente… humildad para impulsar tu empleabilidad

    ¡Recibe nuestro boletín semanal!