En Culiacán hay Gente Buena

En Culiacán hay Gente Buena

Alguna vez te has preguntado ¿qué tan buenos somos los verdaderos Culiacanenses?

En Culiacán hay gente buena, ni qué dudarlo. Algunos se han equivocado, pero las buenas acciones debes recodarlas y continuar con ellas. Te distinguen.

Aquí se dan la mano, se ayudan unos a otros.
Todos quieren progresar y desean el progreso de los demás.
Se apoyan en la familia, entre amigos, entre vecinos, etc.
También auxilian a los más necesitados.
Todos participan constantemente en actos de solidaridad, tanto individualmente como a través de muchas organizaciones.
Ayudan bien, con conciencia, con ganas.

No le dan limosna a quien no saben si le dará buen uso, mejor cooperan con las organizaciones de beneficiencia, a las cuales también les canalizan a las personas con necesidades.
Entre estas hay buena comunicación, se coordinan para ayudar.

En Culiacán no se critica, se trabaja.
Todos confían que los demás están haciendo bien las cosas.
Se felicitan por cosas bien hechas.
Se reconocen los logros.
Tratan de ayudar a los necesitados sin reducir la iniciativa propia de las personas para salir adelante por sí mismas.
Buscan soluciones de fondo, no superficiales.

En Culiacán hay Gente Buena
Los medios no critican a las instituciones que realizan labor social.
Más bien las apoyan y les ayudan mucho.
Las instituciones informan con claridad y regularidad sus actividades y resultados.
Se sabe con objetividad si se avanza o no, y hacia a donde.

Las organizaciones no gubernamentales (ONG’s) se coordinan bien con las instituciones del gobierno.
Se complementan y se apoyan mutuamente.
Se apoyan las iniciativas de todos lados.

Muchos ciudadanos aportan regularmente dinero a una o más instituciones.
En ocasiones esa cantidad es muy grande.
Hay personas mucho muy generosas, tanto de los que tienen mucho y dan mucho, como de los que tienen poco y dan mucho en la medida de sus posibilidades.

En Culiacán hay Gente Buena
Hay personas que dedican todo su tiempo a hacer labor social, gracias a Dios son muchas.
Es inmenso el trabajo y el ejemplo que dan.
Casi todos los ciudadanos aportan algo de sus recursos y también de su tiempo, seguido.

Hay empresas que en forma institucional y constante están apoyando a alguna necesidad específica.
Algunas dedican una buena parte de sus recursos materiales y humanos a esto.
Todos confían que los problemas graves se irán resolviendo poco a poco.
Saben que todos juntos tienen una gran capacidad, un gran poder.

Hay aspectos que están 100% atendidos, algunas instituciones tienen la capacidad sobrada.
Hay albergues de sobra, hay donativos de comida de más.
Pero faltan más becas a estudiantes, atención a jóvenes pre-delincuentes, empleos mejor remunerados, etc.

En Culiacán hay Gente Buena
Los empresarios de Culiacán saben que el salario mínimo es demasiado mínimo, por eso todos pagan arriba del mínimo, algunos más del doble.
Cada vez hay más empresarios con conciencia y posibilidades de hacerlo.
Además, están creando fondos de ahorro y retiro adicionales, para ir creando patrimonios personales a largo plazo.

Culiacán está unido contra las amenazas comunes: la violencia, los delincuentes, la drogadicción, etc.
Apoyan al gobierno y a los policías.
Buscan con desesperación la forma de resolver los graves problemas.

Se generan muchos nuevos empleos, aunque no suficientes.
Se apoya con entusiasmo a los creadores de nuevos empleos.
Hay coordinación en el desarrollo económico y planes estratégicos.
Se dan consejos unos a otros y se juntan en organismos representativos que les ayudan a resolver problemas comunes.
No se critican, son pro-activos.
No se burlan de los ideales de otros.
Más bien buscan imitar los ejemplos exitosos.

En Culiacán hay gente buena, MUY BUENA.

>>Más reflexiones del lector<<

Sobre el autor Ver publicaciones

AC