Algo está pasando con la eficacia de los policías de Culiacán

policías de Culiacán

Reflexiones de un aspirante a buen vecino. Por Miguel Calderón.

Las novedades periodísticas del miércoles pasado dieron cuenta de un suceso policial poco común. “Policías de Culiacán evitan que joven se arroje desde el puente Almada” fue la cabeza de la nota de uno de los medios digitales. Esta intervención policial, narrada a través de la nota del medio informativo, no detalla el método que los policías utilizaron, pero me doy permiso de imaginarme una escena de película hollywoodense en la que estos héroes uniformados actuaron, cual expertos psicólogos, convenciendo a una persona apunto del suicidio de que hay un mejor mañana.

Pocas horas antes de este acontecimiento, el martes pasado, estuve en medio del festejo del día del policía que organizó la Secretaría de Seguridad Pública del Gobierno del Estado de Sinaloa. Ahí me encontré con un ambiente de alegría, de fraternidad, de agradecimiento, de compromiso, de confianza, de buena comida y de música con alta identidad sinaloense.

policías de Culiacán

La pachanga fue posible gracias a la coperacha en la que se combinó el deseo por agasajar a este gran colectivo por parte de empresas y organizaciones que pusieron comida, regalos para rifar, el salón de eventos y 4 horas de música amenizadas por 2 agrupaciones ya muy populares y famosas: Banda Carnaval de Mazatlán y Calibre 50.

Eso sí, el alcohol estuvo fuera del menú porque muchos de los “empachangados” tenían indicaciones de que después del bailongo tenían que subir a sus patrullas para cubrir el turno siguiente.

Contrasta esto que les comento con los datos levantados por la International Police Sciencie Association, algo así como la Asociación Internacional de Ciencias Policiales, que colocó en 2016 a las policías mexicanas en el lugar 118 de 127 evaluadas en todo el mundo.

Por su parte, la Universidad de Vanderbilt, ubicada en Nashville, Tennesse, publico en junio de 2018 un estudio comparado entre 29 países del continente americano, llamado Barómetro de las Américas, en el que se preguntó lo siguiente: “Suponga que alguien se mete a robar a su casa y usted llama a la policía. ¿Cuánto tiempo cree que la Policía se demoraría en llegar a su casa un día cualquiera, a mediodía?”.

Las respuestas por países son realmente ilustrativas. Los hallazgos ubican Haití y Venezuela como los países con peores capacidades de respuesta con una percepción ciudadana de poca que fe de que lleguen en un margen de 3 horas, en el mejor de los casos, o de que nunca arriben al lugar de los hechos.

Alrededor de la mitad de sus habitantes opinan esto. Sólo el 3.3% de los ciudadanos canadienses y el 3.5% de los estadounidenses perciben que sus policías tendrían este mal desempeño. En México, el 22.2% opina que nunca llegarían.

Si me hubieran acompañado el martes al festejo que les comento y si hubiésemos estado en el puente Almada siendo testigos de esta intervención policial, que salvó una vida, seguramente todos los que contestaron esta encuesta del Barometro de las Américas de la Universidad de Vanderbilt hubiesen calificado a nuestra policía como los canadienses a la suya.

No tengo el dato, pero si la percepción. Algo diferente está pasando en Sinaloa. Hoy tenemos una policía mejor preparada, más comprometida, más institucionalizada. No se depende de un super policía de renombre, sino de un equipo, de una capacidad, de un método, de una técnica. El tiempo lo dirá y las tendencias de los índices a la baja espero lo confirmen: estamos por salir de los territorios más inseguros del país.

“El policía no dice ando trabajando, el policía dice ando en uno; no dice donde estas, dice mándame tu siete; no pregunta que hay, dice que nueve; no dice necesito ayuda, dice dame 14 y no dice voy rápido, dice voy en código”, ilustró el Secretario de Seguridad Pública Estatal.

En este idioma policial encriptado logré investigar que 14 es el significado para la solicitud de ayuda y que 57 se menciona cuando se dan las gracias. Muchas, muchas, pero muchas 57 a todos aquellos miembros de nuestros cuerpos policiacos que nos entregan día con día y noche con noche un Sinaloa más pacífico.

Temas de interes

Ser un buen vecino en los Juegos Panamericanos de Lima 2019

Sobre el autor Ver publicaciones

Miguel Calderón