Jóvenes mueren y van a la cárcel, Hay esperanza en Culiacán

esperanza

Columna: Reflexiones de un aspirante a Buen Vecino

20 organismos firman acuerdo para rescatar a la juventud desde los hogares, barandilla, centros de rehabilitación y cárceles

George Herbet, un reconocido poeta inglés, dijo hace casi 390 años: “La juventud vive de la esperanza; la vejez del recuerdo”. A propósito de esta cita, un dato del sistema penitenciario mexicano en 2016 reveló que casi el 35% del universo poblacional habitando en las cárceles tiene 29 años o menos. Supongo que no es imposible, pero que si es difícil alojar esperanza para quien se encuentra recluido en un penal a corta edad.

Independientemente del anhelo por tener mejores escenarios de vida, lo que registró un reciente estudio de opinión fue confusión. La empresa encuestadora de prestigio nacional Demotecnia descubrió, el pasado 12 de agosto, que el 37% de los mexicanos piensa que algunos jóvenes han optado por la vida criminal porque no encontraron oportunidades para poder desarrollarse en otros campos.

esperanza

Mientras que 59% cree que lo hicieron porque habiendo oportunidades distintas, se les hizo más cómodo o más fácil dedicarse a la delincuencia. Más allá de esta división de percepciones, lo importante es, sobre el diagnóstico, tomar acciones.

La actualización 2018 de los indicadores de desarrollo humano, publicados por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, revelaron datos interesantes. El porcentaje de jóvenes que no estudian ni trabajan analizado país por país para el período 2012-2017 es muy ilustrativo.

Este coloca a los que más oportunidades les dan a sus juventudes en la parte más alta del ranking. Son Japón con sólo el 3.5%, Singapur con 4% e Islandia con el 4.1%. Dicho de otra manera, en estas tres naciones más del 95% de sus jóvenes están estudiando o trabajando, o en ambas actividades.

En contraste, en México, en este mismo indicador casi el 19% de la población joven es catalogada despectivamente como “nini”.
¿Qué tan preparados estamos para ayudar a nuestros secundarianos, preparatorianos, estudiantes de profesional y recién egresados a plantearse metas positivamente concretas en su vida?. ¿Qué tanto nos sentimos responsables de colaborar en la definición de los planes de vida de los jóvenes de nuestras familias, de nuestras comunidades?, ¿Qué podemos hacer para ayudar y disminuir la posibilidad de que el joven que tú conoces no termine siendo parte del 35% de la población penitenciaria?

>>Sigue reflexionando con Tus Buenas Noticias<<

Esta mañana el equipo de Construyendo Espacios para la Paz, iniciativa totalmente ciudadana, ha convocado a un panel sobre los riesgos que los jóvenes tienen en el entorno de nuestra Ciudad. En el teatro MIA en unos momentos más estaremos conociendo la opinión de un grupo de expertos y funcionarios que nos darán a conocer no sólo cifras, sino también alternativas para reorientar el futuro de los menores que estén en situación de riesgo.

esperanza

El director del Tribunal de Barandilla de Culiacán, la Procuradora de Protección a Menores en DIF Culiacán y el director de la Comisión Estatal de Prevención, Tratamiento y Control de las Adicciones compartirán los hábitos más nocivos entre los jóvenes y sus sugerencias para romper los paradigmas negativos.

En medio de este escenario y con el liderazgo del Tribunal de Barandilla se hará la firma del acuerdo entre casi 20 instituciones gubernamentales de diferente nivel, así como organismos de la sociedad civil, para rescatar a nuestros jóvenes. Esta es una acción concreta que no sólo se tiene que aplaudir, pero también apoyar desde la posición que nos corresponda.

Cambiando un poco el sentido de la cita textual del poeta inglés con el que iniciamos esta reflexión, diría para finalizar la reflexión de hoy: para honrar el recuerdo de nuestros viejos, regresémosles la esperanza a los jóvenes.

Sobre el autor Ver publicaciones

Miguel Calderón