Lo amo, pero no es para mí

Lo amo

Lo amo y no quiero perderlo. ¿Quién de ustedes ha sufrido desamor?

Lo amo y lucho por su amor. En mis conferencias o talleres, dependiendo el tema, hago la misma pregunta: ¿quién de ustedes ha sufrido desamor? La respuesta es automática, todos o una gran mayoría levanta la mano, mi respuesta: bien, felicidades, entonces saben lo que es amar.

El amor es sufrido y complicado. En ocasiones nos sentimos solas, ignoradas y olvidadas. La relación pasa por altibajos, pero ahí estamos los dos.

El amor verdadero no es como el de un cuento, que aparece y se queda para siempre. El amor hay que trabajarlo a diario, sólo así podrá ser eterno. Eres mujer, eres especial y única. Tu pareja no encontrará a nadie como tú. Si tú te decides y luchas por ello, podrás mantenerlo a tu lado.

Sin embargo cuesta reconocer que el hombre que tanto amas no es para ti. Tantos planes que hicieron juntos, tantas vivencias que pasaron, pero lamentablemente se dan cuenta que deben decir adiós, porque te has dado cuenta que no es para ti.

Lo amo

Algunas, tenemos la oportunidad de estar en ese momento en que se escucha un “clic” en la cabeza. Y casi estoy segura que lo estabas esperando hace tiempo. Es entonces cuando entiendes que el amor, a veces, no es suficiente.

Podrías pasar mucho tiempo buscando justificaciones, sobre tus acciones o las de él, es decir, parchando heridas, fomentando una confianza inexistente, buscando excusas para seguir, conversando y re conversando las cosas.

Pero en tu interior, una vocecita te dice: ya lo sabías. Las señales eran más que obvias, pero tu negación casi las borraba.

Básicamente, pasas mucho tiempo mintiéndote a ti misma. Porque eso es lo más difícil: ser brutalmente honesta con una misma y asumir cuando las cosas ya no dan para más.

¿Acaso está bien conformarse con un amor que hay que estar parchando cada cierto tiempo, un amor que vive y se alimenta del drama?

Lo peor luego de asimilar que alguien no es para ti, es saber si será para alguien más, si alguien complementará lo que contigo no se pudo hacer.

Curiosamente, este es uno de los principales temores que tenemos las mujeres al separarnos de nuestra pareja, el cual siempre surge de nuestro ego femenino, que nos dice que no podremos soportar que termine junto a otra persona, sin darte cuenta que si esa persona no desea estar a tu lado, es un argumento más para ti para decirle adiós y dejarlo ir y que si llegará a ser feliz junto a otra mujer, entonces probablemente tú no eras la compañera indicada.

Lo amo

Las mujeres somos capaces de amar incondicionalmente pero tenemos que darnos cuenta que ni todo el amor del mundo modificará los sentimientos de una persona. El truco está en reconocer y aceptar cuando llegamos a nuestro límite y amarnos igual de incondicionalmente a nosotras mismas para terminarlo de una vez.

Si ya decidiste que tu pareja definitivamente no es para ti, no hay tiempo que perder, es momento de decirle adiós y dejarlo libre para que rehaga su vida junto a otra persona, que se ajuste más a sus necesidades.

Antes de amar, debemos “amarnos” y “ocuparnos” de nuestro bienestar, recuerda no puedes dar lo que no tienes.

La mayor lección de amor es entender que si yo no me respeto a mí misma, nadie más lo hará. Es una lección de amor propio.

Y tú, ¿lo has vivido?

Con cariño,

Karla Lozano

Lo amo

Sobre el autor Ver publicaciones

Dra. Karla Lozano

Consultora y coach de vida

Deja tu comentario

Su correo no sera publicado. Los campos obligatorios están marcados