¡Conoce a los sinaloenses que la están rompiendo en el mundo!

Opinión

¿Qué tan honestos somos?

Columna: Reflexiones de un aspirante a buen vecino por Miguel Calderón

¿Qué tan honestos somos los humanos en el mundo? Tratando de responder esta pregunta un equipo de académicos de las universidades de Zurich, Michigan y Utah realizó un destacado estudio sobre este tema. La dinámica consistió en aparentar el “abandono” de carteras con diferentes sumas de dinero en dispersos puntos de tráfico denso de personas para registrar la reacción de quienes se encontraban con ellas.

Uno de los responsables de esta investigación, el profesor Alain Cohn de la Universidad de Michigan, compartió: “Cuando la gente puede beneficiarse de forma importante de un comportamiento deshonesto, el deseo de hacerlo aumenta, pero el costo psicológico de verse como ladrón también aumenta y, a veces, este último domina al primero”.

honestos

Una indagación previa publicada en la revista NeuroSciencie comprobó que la mayoría de las personas se inclina por comportamientos decentes en vez de hacer trampa. En particular, los sujetos del estudio registraron, a través de los instrumentos de medición, una especie de arrepentimiento si el éxito se obtenía de aprovecharse de sus semejantes.

En este caso, los investigadores de la University College en Londres descubrieron que la reacción física del cerebro encuentra en la decencia mucho más placer que en el engaño.

Al respecto del primer ejercicio, el de las billeteras “perdidas”, los detalles del mismo son muy interesantes. Se aplicó durante 2019 en 355 ciudades de 40 países. El señuelo consistió en dejar en el olvido alrededor de 17 mil carteras en los mostradores de oficinas públicas, hoteles, centros comerciales, bancos, museos, entre otros, con una cantidad que rondaba por los 15 dólares.

honestos

El método incluyó el registro de las reacciones de quienes se encontraban con la billetera en su camino, apuntando sí invertían tiempo en buscar a quién retornarle ese bien ajeno o en definitiva se las quedaban para ellos, con sus variantes intermedias, por ejemplo: devolverlas sin el dinero.

En los países en donde se registraron los más altos porcentajes de devolución de las carteras incluido el dinero que contenían fue en: Suiza, Noruega, Holanda y Dinamarca con casi 8 actos de honestidad por cada 10.

Test: ¿Qué tan corrupto eres? Dale clic abajo y averígualo.

En donde la población se dividió en mitades al documentarse prácticamente el 50% con acciones de honestidad fue en: España, Rusia y Rumania. Los países con peores reacciones en este ejercicio fueron China, Marruecos y Perú. Para México este estudio demostró que sólo 2 de cada diez tiene el recato de buscar al dueño para devolverle su cartera.

Hace ya más de 400 años un filósofo francés de nombre Michel de Montaigne dijo: “La conciencia hace que nos descubramos, que nos denunciemos o nos acusemos a nosotros mismos, y a falta de testigos declara contra nosotros”.

Engañarnos a nosotros mismos a través de actos de deshonestidad no es el camino ni a la tranquilidad, ni a la felicidad, como ya lo demostraron los científicos. Al final, aunque parezca decisión entre naciones o ciudades es más bien un acto personal actuar conforme a la ética.

Este ejercicio de la cartera con dinero no se llevó a cabo en Culiacán y la verdad es que no me atrevo a meterme en el terreno de los hubieras para suponer que los vecinos de esta Ciudad hubiesen tenido comportamiento más parecidos a los de los suizos o los de los peruanos.

La reflexión que me deja la combinación de estos dos estudios es que sí nos dejamos llevar por nuestra conciencia muchos de nuestros actos de vida terminarán cargados de una alta dosis de honestidad. Vayamos entonces en Culiacán mezclando conciencia con honestidad para tener como resultado tranquilidad y felicidad. ¿Les parece?

>>Conoce nuestra columna de Opinión<<

Una buena historia tiene el poder de cambiar una vida. Ayúdanos a llevar una oleada de bondad a tu ciudad.
Una buena historia tiene el poder de cambiar una vida. Ayúdanos a llevar una oleada de bondad a tu ciudad.
Publicaciones Relacionadas
EconomíaOpinión

7 elementos clave de la comunicación efectiva

EconomíaOpinión

Los temas que podría comprender el Protocolo Familiar

EconomíaOpinión

Los 4 errores más grandes de la historia

Medio ambienteOpinión

Una respuesta favorable de la capa de ozono