Señor, tú tienes el poder

señor

Muchas cosas pueden cambiar con el poder de las personas comunes, ejerce tu poder hoy.

Sí, tú, señor trabajador, empresario, agricultor, profesionista, comerciante, industrial, hombre o mujer.
Tú tienes el poder de hacer que las cosas cambien, el poder de mejorar, el poder de sacar de la miseria a muchas personas, de cambiar la angustia y las lágrimas, en sonrisas y esperanzas.

Dios te ha hecho líder, de tu vida, de tu casa, de tu trabajo, de tu negocio, de tu familia.
Te ha llenado de bendiciones y de poder, para que lo uses en bien tuyo, de tu familia y de los demás.

Date cuenta que las necesidades son muchas.
Existen personas sufriendo, aunque no las veas y tú puedes hacer algo por ellas.
Su esperanza puede ser tú.

señor

Estamos esperando que actúes y tomes la iniciativa.
Sabemos que ya haces mucho bien, en tu familia, en tus seres cercanos, en tu trabajo, pero también sabemos que tienes más capacidad de dar.
Que no has dado todo lo que podrías.
Todo lo que Dios pide de ti.
Estamos seguros que puedes dar más.
Tú tienes mucho más poder que el que has usado hasta ahorita.

Algunos se la pasan quejando de lo mal que están las cosas, del gobierno, de la violencia, etc, y no actúan.
No se dan cuenta que tienen el poder de cambiar las cosas y no lo han usado.
Y la comunidad los está esperando.
Y los necesitados también.

No es necesario dedicarle mucho tiempo, tu trabajo te lo requiere y no se debe descuidar.
Pero sí se puede ayudar apoyando a las instituciones que se dedican a ello, en donde voluntarios regalan su tiempo para darle una mano al desprotegido o llevar a cabo la labor social que falta.
Ocupan del apoyo que tú les puedes dar.
Ofréceles tu tiempo, tus donativos, tus productos o servicios.
Hay mucho que puedes dar.
Quizás ya apoyes, pero bien puedes apoyar más.

Si las cosas en nuestras ciudades no andan bien, es porque los señores no hemos usado nuestro poder para hacerlas cambiar.

¿Qué esperas?

>>Reflexiona con nosotros<<

Sobre el autor Ver publicaciones

AC