¡Conoce a los sinaloenses que la están rompiendo en el mundo!

Opinión

Y tú, ¿qué heredaste de tu padre?

mi padre

Psic. Gnozin Navarro Barreras

El pasado 20 de junio leí esta pregunta en una publicación de redes sociales y me puse a pensar. ¿Qué cosas heredé de mi padre? El gusto por la lectura me viene de él, ¡sin duda! La conversación amena y reflexiva también, ese procesar ideas en voz alta con otros para asimilarlas en silencio y por cuenta propia. Creo que también heredé de mi padre la orientación social hacia el alto bien común. Mi pasión por las agendas y libretas para hacer anotaciones de todo tipo. El sincero intento por hacer las cosas bien.

Mi padre murió sin ver crecer a mis hijos ni a la persona en la que me he convertido. Creo que al día de hoy se sentiría orgulloso de su huella en mí, ya que muchos de los problemas y conflictos que se repetían en mi vida mientras él vivía ya son cosa del pasado. A mi padre le tocó verme desorganizado, lleno de incumplimientos, irresponsable e insolvente. Hoy vivo distinto, he podido darle vuelta a cada una de esas condiciones y sé que nuestras conversaciones serían distintas.

mi padre

Las personas y experiencias que antes podían sacar lo peor de mi hoy son material de vida que aprovecho para fortalecer mi carácter y enriquecer mi sabiduría. Perdía paz con demasiada facilidad y mi nivel de tolerancia a la frustración prácticamente la tenía sin estrenar. Me vivía como un niño en la eterna búsqueda de la satisfacción e indispuesto a pagar las consecuencias y veía como enemigo a todo aquel que me recordara que todo cuesta y siempre alguien paga. El detonante existencial que me hizo despertar y comenzar a ver hacia adentro fue justamente mi orfandad de padre.

Recomendamos leer: “Fili” hace los quesos de Navolato, herencia de Don “Chico”

La muerte de mi padre me agarró muy mal parado y en medio de una adolescencia extendida hasta pasados los 35 años. Procuraba de manera desesperada que me quisieran por lo que sabía. Así lo hice con él y aprendí hacerlo por el mundo. Mis aspiraciones latían a favor de la aprobación. De alguna manera procuraba lo que sentía que me faltaba. Huía de las ideas sensatas y maduras. No soportaba las formas y tenía muy malos modales. Emocionalmente descuidado. Me costaba mucho trabajo ponerme a prueba. Podía hablar con soltura como hoy, pero con mucho menos cuidado. Los otros siempre han visto algunas cualidades de mi padre en mí que apenas empiezo a reconocer y considero muy valiosas: la paciencia y la perseverancia.

Puedes aprender acerca de tu personalidad con herramientas del Eneagrama. Este jueves daré un webinario de Autoconocimiento con Eneagrama– REGÍSTRATE! y te llegará una liga de acceso.

¡Te espero!
Quedo con Dios y contigo.

Contacto: yosoy@gnozin.com

Una buena historia tiene el poder de cambiar una vida. Ayúdanos a llevar una oleada de bondad a tu ciudad.
Una buena historia tiene el poder de cambiar una vida. Ayúdanos a llevar una oleada de bondad a tu ciudad.
Publicaciones Relacionadas
OpiniónTurismo

(VIDEO) Recorre la Marina Mazatlán a Playa Cerritos en dron

OpiniónSeguridad

Violencia sexual. La culpa no es de la víctima (Parte 1)

Medio ambienteOpinión

Composterra: el emprendimiento post pandemia para suelos más fértiles

Arte y CulturaOpinión

21 de octubre: Día Mundial del Ahorro Energético

Vale la pena leer...
Una dieta saludable es clave ante el Covid-19