¡Conoce a los sinaloenses que la están rompiendo en el mundo!

Arte y CulturaSeguridad

No más genocidios ni humillación humana

genocidios

Los pasados genocidios nos recuerdan actitudes y radicalismos que no deben repetirse.

(TBN) La memoria cumple dos funciones: el recuerdo y el olvido; para Bruno Ramos traer a la memoria el tema de los genocidios nos pone en recuerdo las humillaciones humanas y actos de autoridad que no deben repetirse.

Bruno Ramos Chávez es Encargado de Proyectos Especiales del Museo Memoria y Tolerancia de la Ciudad de México, estuvo en Culiacán para inaugurar el Túnel de la Tolerancia, donde ofreció una conferencia en el tema de Holocausto.

genocidios

Señaló que, en tema de genocidios y holocaustos, uno de los 7 más citados es el de los judíos durante la dominación Nazi y la Segunda Guerra Mundial; pero existen otros genocidios, como el de los armenios, los camboyanos, y otros también dramáticos.

Sostiene que todos los radicalismos son peligrosos, y no todos los genocidios son de índole religiosa; pero sí todos los genocidios y holocaustos tienen como fin la humillación y la degradación humana.

También ofreció conferencia en el evento de Construyendo Espacios para la Paz, y sostiene que “el estereotipo y el prejuicio son las principales herramientas para que una sociedad se convenza de que existen grupos que merecen o que pueden ser pisoteados o hasta exterminados”.

El especialista mencionó que a la fecha Turquía no reconoce el genocidio de Armenia (a pesar de que murió un millón y medio de personas), y solamente 26 países a nivel mundial reconocen el genocidio de los armenios.

Bruno Ramos lamentó que hasta el año 2014 Estados Unidos lanzó una convocatoria por presión de las Naciones Unidas para iniciar un proceso de reconocimiento del genocidio armenio.

genocidios

Afirmó que en todos los casos de genocidios “sin reconocimiento no hay justicia y hasta que no se reconocen esas masacres, esas matanzas, es muy difícil reconciliar a una sociedad”.

Llamó a tener cuidado con los radicalismos, por ser un suelo fértil peligroso. “Puede llevar a la creencia de que la política en el liderazgo, en el poder, es aquella que tiene la razón”, y citó como caso más icónico el de Camboya.

Ahí el régimen de los Jemeres Rojos pretendió acabar con la intención de capitalizar a Camboya, acabando con cualquier dejo de la cultura occidental. Para ello se empieza acabando con las ciudades, con todo tipo de intelectualidad y las religiones.

Dijo que en este caso se empleó violencia militar, con la que en 4 años más de un millón 400 mil personas pierden la vida, en un plan que incluye el asesinato de los budistas, tener lentes, practicar profesión o hablar más de una lengua fueron causales para genocidio.

Afirmó que cuando se habla de los Nazis se piensa en los radicalismos de derecha, pero también se debe tener cuidado con los radicalismos de izquierda, “porque cualquier tipo de radicalismo va a terminar en tragedia”.

Ramos Chávez precisa que en el nazismo se buscó generar un sistema de humillación, identificando a los grupos que se deseaba vulnerar.

genocidios

Y comentó que en el caso del genocidio la víctima recibe las características que el perpetrador quiere que reciba. “En este caso la víctima no se observa a sí misma como una raza inferior”.

Para que eso suceda, especificó, los genocidas hacen el “proceso de trauma” que inicia con una humillación de parte de un grupo de autoridad de la cual no se puede liberar. “En el caso de los holocaustos todos tienen algo en común, la agresión del Estado”.

En todos los casos, el proceso de humillación hace que en algún punto la víctima pueda convencerse de que es inferior, que merece lo que le está ocurriendo, y empieza en lo individual, en cada persona,

y cuando se rompe esa relación colectiva se puede hablar ya de un grupo superior y de un grupo inferior.

Llamó a los sinaloenses a evitar actos de violencia y buscar mecanismos de paz, e invitó a la población a visitar el Túnel de la Tolerancia instalado en el Museo de Arte de Sinaloa (MASIN) en Culiacán.

Imagen: TBN // lamenteesmaravillosa.com

Una buena historia tiene el poder de cambiar una vida. Ayúdanos a llevar una oleada de bondad a tu ciudad.
Una buena historia tiene el poder de cambiar una vida. Ayúdanos a llevar una oleada de bondad a tu ciudad.
Publicaciones Relacionadas
SeguridadSinaloa

Sinaloa reduce 23% tasa de homicidios en octubre 2021

Arte y CulturaCuliacán

Disfruta del Réquiem de Mozart con la OSSLA

Arte y Cultura

Películas y series de Netflix en 2022 que no puedes perderte

CuliacánSeguridad

Construyen vínculos para la paz en Culiacán

Deja un comentario