Buenas noticias: Más de 16,400 recuperados de COVID-19 en Sinaloa #QuédateEnCasa

EducaciónOpiniónPolíticaSeguridad

Lo que nos dejó en Culiacán el Jueves negro

Lo que nos dejó en Culiacán el Jueves negro

Estamos llamados a recordar para no repetir. Nunca más un jueves negro en Sinaloa

Lo que nos dejó en Culiacán el jueves negro es un motivo para recordar, el tema ha vuelto a las pláticas familiares y sobremesas, porque algo se espera en la ciudad. El 17 de octubre del 2019 ha sido divulgado como “el Culiacanzo” o “el jueves negro”, el día que la ciudad fue noticia mundial, convertida en rehén de grupos delincuenciales.

El sólo hecho que se recuerde ya es un buen indicio, porque abre la reflexión familiar. Aquel día del llamado “operativo fallido”, fue detenido un delincuente, hijo del traficante que ha encabezado el cartel de Sinaloa, condenado a cadena perpetua en cárcel de Estados Unidos. Fue rescatado a fuego y plomo, a precio de sitiar la ciudad, sembrar el terror, asesinar y poner por rehenes a familiares de militares.

 

Ese día el gobierno cedió, se doblegó para no permitir más muerte de inocentes, actuaron cediendo a la vida. Y mientras corrían los acontecimientos vergonzosos, miles de trabajadores permanecimos refugiados en las oficinas y centros de trabajo.

Lo que nos dejó en Culiacán el Jueves negro 3

Por las calles corrieron las personas desesperadas buscando un refugio. Y entonces brotó el primer signo de nuestro carácter solidario. Las personas permitieron resguardar en casas a inocentes, a desconocidos que buscaron guarecerse. Personal de las tiendas departamentales y supermercados hicieron lo propio, resguardando y ayudando a personas durante la crisis emocional.

refugiados surante el jueves negro de Culaicán

Fue el primer signo positivo de amor propio, amor al prójimo, y rechazo a lo que es atentatorio contra lo más sagrado de las personas, la vida. Fue la primera señal que nos posesiona como una sociedad solidaria ante el riesgo y el dolor.

Luego el siguiente día, vino el día del silencio, cuando todavía se recogieron los muertos, cuando nadie salió de sus casas en una cuarentena no dictada por la autoridad.

https://tusbuenasnoticias.com/reflexiones-del-lector/campeonatos-para-la-vida-justino-aguirre/

Nos dejó en Culiacán el jueves negro la oportunidad de contemplar a plenitud la vileza del delito en todas sus manifestaciones. La oportunidad de reflexionar que la sociedad estaba equivocada en las adulaciones al objeto social incorrecto, en la apología al delincuente.

 

Y luego nos mostró la capacidad de reorganizarnos y fijar las prioridades sociales. Surgieron grupos espontáneos de la sociedad civil para mostrar ese Culiacán Valiente, que no se identifica con el delito, pero que en cambio alienta la paz y ama a la familia, al ser humano en la pureza de su plenitud.

Culaicán Valiente toma la calle

Nos dejó en Culiacán el jueves negro, una sociedad reflexiva urgida de emprender acciones que nos lleven a recomponer el tejido social empezando desde las familias.

El empoderamiento y acción de organismos que protegen a las víctimas y los entornos de riesgo. La activación de clubes sociales que procuran la paz. La consolidación de programas en iglesias, para afrontar los conflictos desde la perspectiva de la fe.

 

Ganamos una sociedad más humanista y proactiva. Que le ha llevado un año repensar, reevaluar y rechazar. Tres verbos con connotaciones para definir un nuevo pensamiento y un nuevo actuar.

cultura de paz en Culiacán

 

Los sinaloenses han demostrado al curso de la historia cómo levantarse ante los embates de los fenómenos naturales, como los huracanes y las inundaciones, con brazos solidarios para el rescate. Hoy lo han hecho levantándose ante el delito, pero con una mirada de sospecha sin dejar de hacer lo prioritario.

En el análisis de expertos en comportamiento de sociedades con delito, Culiacán ha pasado a figurar, en los entornos internacionales, como una sociedad resiliente.

Sí que lo somos. En Culiacán el jueves negro permitió que ganemos una sociedad entusiasta que activa la paz; ganamos una sociedad que prohíja ante el dolor ajeno; ganamos organismos que se aferran a promover lo bueno; ganamos profesionistas que no quieren el engaño; ganamos una sociedad participativa por el bien común.

Hoy que se cumple un año de los hechos vergonzosos del “culiacanzo”, traemos a la memoria el tema, porque debemos: recordar para no repetir. Aplaudamos la bondad y la generosidad humana. Nunca más un jueves negro en Sinaloa.

https://www.indicedepazmexico.org/

 

Autor

Licenciado en Ciencias de la Comunicación. Coordinador de Redacción. Premio nacional: “Reconocimiento a la Conservación de la Naturaleza 2012”
    Publicaciones Relacionadas
    EconomíaOpinión

    Cinco tareas para mejorar tu empleabilidad en tiempos de pandemia

    OpiniónTurismo

    Conoce lo mejor de cada Estado de México según mexicanos

    EconomíaPolíticaTurismo

    Inicia Fiesta Amigos Mazatlán 2020 con formato digital

    MovilidadPolíticaSeguridad

    Cómo salir de la pobreza: ve tus Instituciones

    ¡Recibe nuestro boletín semanal!


    Vale la pena leer...
    Japón vs México en coronavirus