Salvados de la horca en Malasia por narcotráfico aprendieron la lección

narcotráfico

Se comprometen a hacer todo bien, y afirman que la vía rápida es muy peligrosa

Los tres sinaloenses que fueron condenados a la horca en Malasia por delitos de narcotráfico fueron perdonados por el Sultán del Estado de Johor, llegaron al reencuentro con sus familiares en Culiacán justo el día de las madres. De su experiencia al filo de la muerte, ya libres ofrecen “hacer todo bien”, y sostienen que “la vía rápida es muy peligrosa”.

Los hermanos Simón, Luis Alfonso y José Regino González Villarreal, originarios de la colonia Loma de Rodriguera de Culiacán, Sinaloa, fueron detenidos el 4 el marzo del 2008 en una fábrica donde se procesaba droga y presuntamente se decomisaron 29 kilos de metanfetaminas.

Ellos argumentaron que sólo trabajaban como personal de limpieza, pero en Malasia el narcotráfico se castiga con pena de muerte. Ellos estuvieron acusados de tráfico, producción y distribución de narcóticos. Durante el año 2012 se les sentenció a pena de muerte por delitos contra la salud y serían enviados a la horca.

narcotráfico

El caso fue noticia internacional durante los 11 años que estuvieron presos. En este tiempo fueron asistidos por el Consulado mexicano, con esa intervención fueron perdonados a la horca y en cambio fueron sentenciados a 30 años de prisión.

Lee: Portugal es ejemplo mundial en tema de drogas

Luego de la reiterada intervención de la Secretaría de Relaciones Exteriores, el 20 de septiembre de 2018 el Sultán del Estado de Johor en Malasia, Ibrahim Ismail Ibni Almarhum otorgó el perdón a los 3 Sinaloenses y fueron liberados el 30 de abril del 2019.

El 10 de mayo, en pleno día de las madres, los tres hermanos arribaron al aeropuerto de Culiacán. El encuentro con sus familiares se volvió una mezcla de emociones entre risas, abrazos y llantos. Ya en su casa en la Loma de Rodriguera, donde se desempeñaban como ladrilleros, se armó una algarabía entre vecinos y familiares que acudían a saludarlos.

narcotráfico

Uno de los hermanos se abalanzó en un reencuentro de sollozos y lloro con su hija, tenía 3 años cuando la dejó y hoy ya tiene 14.

Lee: Transparentando la salida en la droga del cristal

El mensaje que han vertido a la sociedad en entrevista con los medios es constante. Están arrepentidos y dispuestos a “hacer todo bien, a empezar una nueva vida, primeramente a Dios”, afirma José Regino González Villarreal.

“A empezar de nuevo, por mis padres y por mi hija”. Considera el estar libre como un “volver a nacer, fue como renacer otra vez”. Agradece a Dios y “al Sultán que fue bueno y generoso de su parte”, y al embajador Carlos Félix.

Apenados de haber aprendido la lección de esta manera, los tres hermanos se han comprometido públicamente a “portarse bien”. Simón comentó que “No le fallaremos a la gente, trabajaremos honradamente, y si hay que hacer ladrillos, pues hay que hacer ladrillos”, declaró a Línea Directa.

Simón declaró que “la vía rápida es muy peligrosa”, reflexionando sobre el hecho de que estuvieron al límite de morir y no volver a ver a sus padres, esposas e hijos.

Sobre el autor Ver publicaciones

Juan Francisco Sotomayor

Licenciado en Ciencias de la Comunicación.
Coordinador de Redacción.
Premio nacional: “Reconocimiento a la Conservación de la Naturaleza 2012”