Suscribirme al blog

Historia de Altata: de puerto de Altura a destino turístico

Altata Sinaloa

Antes refugio de ballenas, durante la conquista visitado por los buques de Hernán Cortés, después puerto comercial, para terminar en destino turístico.

(TBN) Las playas de Altata que hoy conocemos han pasado por una serie de transformaciones históricas, geográficas y sociales al punto de convertirse en el segundo destino de playa más importante en Sinaloa.

El puerto se ubica en el centro de Sinaloa y forma parte del municipio de Navolato. En los últimos años tienen un atractivo malecón, un reordenado centro restaurantes de playa para el consumo de exquisitos platillos de mariscos, y es un balneario popular.

Altata es un destino de fines de semana y clímax de visitas en Semana Santa. A pesar de que carece de oferta hotelera, las autoridades municipales y de turismo estiman que anualmente esta modesta playa es centro de recreo para un millón de visitantes.

Con este antecedente se convierte en la segunda playa más visitada en Sinaloa, después de Mazatlán, cuyo destino internacional anualmente recibe unos 2.5 millones de turistas.

¿Qué significa Altata?

Altata, Sinaloa

La versión más acertada del significado de Altata es el aztequismo citado por el historiador Hector R. Olea, de “atl”, agua y “tata” abuelo o viejo, quedando en: “agua vieja o estancada”. Y la otra acepción (Nomenclatura geográfica de México) es el nombre mexicano de “atlatlac”, que significa inundado.

Hasta hace pocos años Altata estaba reducido a un ordinario campo pesquero, como hay decenas en Sinaloa. Las embarcaciones de los pescadores (lanchas) estaban ancladas en la orilla de las quietas aguas de la bahía.

Toda la playa estaba invadida de improvisados expendios de comidas de mariscos. Las carpas de estos modestos restauranteros se inundaban con el reflujo de marea, y ahí con los pies en el agua los comensales se deleitaban los suculentos mariscos.

Una calle invadía la playa y cada fin de semana, no se diga en Semana Santa, aquello se volvía un caos donde competían automovilistas y bañistas de a pie.

Por un tiempo, la playa de Altata, Sinaloa resintió una recesión de visitantes, el narcotráfico se había apoderado de los espacios, y en el año de 2011 un grupo de ciudadanos, mediante el programa Rescatemos Altata, le devolvieron el destino a la sociedad.

Así se construyó un atractivo malecón, se diseñó un espacio arquitectónico para reubicar a los restauranteros y se dieron condiciones más dignas para los turistas.

Altata es una bahía de aguas someras, que forma parte del complejo lagunar Altata-Ensenada de Pabelllones, cuyo espejo de agua se extiende por unos 360 kilómetros cuadrados de humedales.

Tiene al frente una barra arenosa de 50 kilómetros de longitud conocida como Península de Lucenilla o Isla de Redo.

Hacia el interior de la bahía tiene decenas de kilómetros de playas bañadas de aguas tranquilas, y en algunas zonas tiene bordes de vegetación de manglar.

Hacia el lado de mar abierto tiene unos 70 kilómetros de playas impactadas por olas altas (playa Ponce, playa de Altata y playa El Tambor).

Por esa franja se ubica el desarrollo inmobiliario compuesto de casas de playa llamado Nuevo Altata, o Isla Cortés. Tiene también una marina y un resguardo de embarcaciones privadas.

HISTORIA DE ALTATA.

Altata, Sinaloa

Atrás de todo esto Altata tiene una admirable historia que es orgullo para los residentes de Navolato y Culiacán.

Los últimos pobladores nativos que tuvo la región de Altata hasta los tiempos de la conquista fue la tribu de los tahues, con hábitos de agricultura, recolectores y pescadores.

Originalmente la bahía tenía zona de aguas profundas por donde accedían las ballenas grises y las jorobadas, para forrajeo y zona de maternidad.

El canal marino que penetraba a la bahía servía como puerto natural. No es en vano que, desde los tiempos de la conquista, Hernán Cortés ordenara el arribo al puerto del Guayabal (así le llamaron a Altata) en su naufragio, navegando en exploración a Las Californias.

 

Estando en la bahía de la Santa Cruz (La Paz) en 1535 Cortés ordena traer los víveres que dejó en Sinaloa. Al recibirlos resultaron insuficientes y regresa por más.

 

Y que según se cita en las “cartas y documentos” de la Nueva España, en el año de 1539 Francisco de Ulloa visitara El Guayabal, para cargar provisiones en su viaje de navegación a “la Santa Cruz”, hoy La Paz.

Altata empezó a cobrar importancia como puerto a partir del siglo XIX y principios del siglo XX, a la par del incipiente desarrollo industrial de Culiacán y Navolato.

A partir del 29 de marzo de 1881, la Compañía Limitada del Ferrocarril Sinaloa Durango, en representación de Robert R. Symon, de Boston Massachussetts recibe por traspaso la autorización para iniciar la construcción de la vía del ferrocarril Culiacán-Altata.

Para 1882 el informe de la compañía ya reporta movimiento de pasajeros. Así Altata pasó a ser considerado un importante puerto de Altura, teniendo por servicio el comercio, la minería y a finales de su existir el movimiento de cosechas.

La Compañía del Ferrocarril Occidental de México contó con el servicio de vapores que salían del puerto de Altata, los cuales lo comunicaban con los puertos de La Paz, Mazatlán y Guaymas, y este último tenía conexión por ferrocarril con Nogales y de ahí a diversos puntos de Estados Unidos.

Por el puerto de Altata entró el 20 de diciembre de 1861 el vapor de guerra francés Lucifer, con el que el contingente francés integrado por unos 500 invasores pretendía hacer la toma de Culiacán, siendo confrontados por el general Antonio Rosales en la “Batalla de San Pedro”.

Muchos se preguntan ¿y qué fue de esa vía del tren tacuarinero?.

Pues al ser eliminada la vía, el terraplén sirvió para la construcción de la carretera que, ahora convertida en autopista, comunica al mar, Navolato y Culiacán.

Diego Redo introdujo la maquinaria para el ingenio de El Dorado por Altata para desembarcar en El Robalar. Hasta 1910, Redo y otros industriales porfiristas del centro de Sinaloa movilizaban en buques: azúcar, alcohol y aguardiente.

¿Porqué Altata dejó de ser puerto de cabotaje y puerto de altura?

Altata, Sinaloa

La naturaleza se encargó de que Altata dejara de funcionar como puerto. Los huracanes, la apertura de cientos de miles de hectáreas para cultivo en los valles de Culiacán y Navolato, aunado a las lluvias torrenciales que llevan los sólidos de tierra por el río y los drenes, hicieron que la Bahía de Altata se azolvara.

Así murió y quedó sepultado el gran canal natural de navegación, y al igual como ya no pudieron entrar los barcos, tampoco pudieron entrar las ballenas a la bahía. Hoy el fondo de ese canal en algunos lugares tiene apenas a unos 7 metros de profundidad.

A pesar de que la bahía es un importante ecosistema para la pesca de camarón y especies de escama y moluscos, el futuro de Altata está fincado en el turismo.

Y qué, ¿vamos a Altata por unos mariscos?.

  • Altata, Sinaloa

Recomendamos leer: 5 playas de Sinaloa que debes visitar.

Acerca del autor Ver todos

Juan Francisco Sotomayor

1 ComentarioDeja un comentario

  • El reportaje de Altata interesante ,,, ojalá lo hicieran un malecón que termine hasta la Isla Cortés , bien diseñado , con hoteles ,,, y promocionarlo ,, me encantaron las fotografías, hermoso el atardecer ,, Sinaloa un Edo bello y Bendecido

Deja tu respuesta

Tu correo electrónico no será publicado. Es necesario llenar los campos marcados *