Buenas noticias: Más de 10,300 recuperados de COVID-19 en Sinaloa #QuédateEnCasa

Economía

Decálogo para la nueva era económica-empresarial de México

era económica-empresarial

Sociedades resilientes, modelos incluyentes, transformación digital, educación y ser sostenibles, es parte del futuro

La inesperada llegada de la pandemia del Covid-19 puso sobre la mesa la carta del cambio, y la oportunidad de establecer un nuevo comienzo donde los modelos de negocios crean un valor compartido y transforman a la sociedad. La nueva era económica-empresarial será el renacer de México.

El EGADE Business School del Tecnológico de Monterrey propone un “Decálogo para la Refundación Económica-Empresarial de México” con una visión comprometida con la transformación del país a fin de contribuir a la reflexión y la búsqueda de soluciones colectivas. A continuación las 10 recomendaciones.

1. Desarrollar un modelo más consciente de hacer empresa

Redefinir el propósito de la humanidad y el rol de las empresas en la sociedad con prácticas que eleven el impacto positivo sobre comunidades, el consumo responsable y sostenible, así como la participación social. “Una visión consciente de la Empresa”.

Recomendamos leer

2. Construir sociedades y organizaciones resilientes

Implementar mecanismos para monitorear las tendencias emergentes y establecer los lineamientos para un futuro más justo y sustentable para todos los mexicanos. Lo que implica construir sistemas físicos, sociales e institucionales resilientes y adaptativos para enfrentar los efectos de los eventos catastróficos en el corto plazo.

3. Situar al ecosistema emprendedor como eje de la recuperación

Consolidar un ecosistema de emprendimiento e innovación en el que participen empresas, universidades y centros de investigación como polos de atracción de talento, así como crear redes de apoyo mutuo y social para emprendedores. Por lo que alinear la investigación con las necesidades empresariales y sociales permitirá crear valor a los grupos de interés.

Lee: Una economía circular a favor del medio ambiente

4. No dejar a nadie atrás: invertir en desarrollo, educación y generación de oportunidades

Detonar un crecimiento económico incluyente a través de la inversión público-privada, educación y formación, en apoyo a la creación de oportunidades para poblaciones vulnerables. Además, apostar por la diversidad de talento y la gestión de equipos incluyentes y multiculturales; y reforzar las instituciones científicas y académicas.

era económica-empresarial

5. Profundizar en las oportunidades de un nuevo esquema de globalización y regionalización del comercio

México tiene una gran oportunidad de reindustrializarse y diversificar su comercio, apuntalando y creciendo el mercado exportador que se dirige a los nuevos tratados firmados con los EE. UU. y Canadá (T-MEC) y la Unión Europea (TLCUEM). Además debe identificar nuevas cadenas de valor a partir de la capacidad instalada con la que cuenta el sistema productivo del país y crear una economía diversificada con capacidades para competir en el ámbito regional y global.

6. Abrazar la transformación digital y la cuarta Revolución Industrial

Disponer de un programa nacional de impulso a la adopción de tecnologías de venta y distribución para el comercio de proximidad que aumente y diversifique clientes e ingresos y salvaguarde el empleo. Por tanto, como economía, debemos capturar el valor social y de negocio de los cambios tecnológicos como la inteligencia artificial, robótica, blockchain, entre otros, para crear una sociedad más sostenible.

Lee: Las 5 tecnologías que remodelarán el futuro de la educación

7. Apalancar la recuperación económica en la sostenibilidad y la innovación

El imperativo de la sostenibilidad no se puede postergar: gobiernos y empresas deben asegurar un desarrollo sostenible con metas alineadas a los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) aprobados por las Naciones Unidas. Que no sólo generarán paz y prosperidad compartida sino la posibilidad de crear nuevos modelos de negocio inspirados en la economía circular.

8. Impulsar el talento a través de un sistema educativo conectado

Urge enfocarse en el desarrollo del talento local, en competencias como el liderazgo disruptivo, el emprendimiento con valores, la innovación holística, la inteligencia de negocio, la digitalización de la cadena de valor y la gestión humanista de empresas y organizaciones, para retomar ventajas competitivas basadas en innovación y tecnología y no depender de ventajas comparativas de mano de obra y proximidad geográfica.

De ahí que construir un modelo flexible de aprendizaje físico y digital que incorpore la inteligencia artificial, la realidad virtual y otras tecnologías exponenciales, así como crear entornos de aprendizaje más eficientes y efectivos con cadenas de suministro impulsadas por la innovación tecnológica donde la formación incluya competencias “duras” y conocimientos de vanguardia con “power skills” como creatividad, pensamiento crítico, inteligencia emocional, mentalidad emprendedora y capacidad de solucionar problemas complejos, entre otras habilidades clave para integrar el trabajo humano con la inteligencia artificial.

En definitiva, crear una cultura del aprendizaje continuo como gran reto para evitar la obsolescencia del talento y el rezago en competitividad.

9. Potenciar la gobernanza global y el multilateralismo

Es necesario un meta liderazgo que trasciende las necesidades y capacidades de una sola institución o grupo de interés, que se preocupe por el interés común. Las soluciones más efectivas serán las co-creadas por la integración de las capacidades de empresas e instituciones, y enraizadas en las capacidades, intereses y creatividad de las comunidades.

10. Forjar un liderazgo colaborativo y transparente

Nuestras sociedades y organizaciones necesitan y merecen líderes que puedan, en colaboración con la sociedad civil y el sector privado, comenzar el titánico y urgente esfuerzo de liderar y coordinar la reconstrucción económica y social. Requerimos líderes con visión global, humana y emprendedora para liderar nuestro futuro.

El futuro está en nuestras manos, y buscar el bienestar común es el camino del éxito.

Autor

Lic. en Negocios y Comercio Internacional Desarrolladora de Contenidos de TBN
    Publicaciones Relacionadas
    Coronavirus SinaloaEconomía

    ¿El edificio cumple las normas de seguridad? verifícalo Certificación WELL

    Economía

    70 mil culiacanenses serán beneficiados con el Dren Bacurimí

    EconomíaEducación

    Estos son los apoyos económicos federales a estudiantes sinaloenses

    Coronavirus SinaloaEconomía

    Olvídate de la oficina tradicional y saca provecho a la nueva normalidad que nos deja el COVID-19

    ¡Recibe nuestro boletín semanal!


    Vale la pena leer...
    Confeccionan 800 mil uniformes gratuitos en Sinaloa