¿A qué edad debe empezar el camino emprendedor?

camino de emprendedor

La edad promedio de un emprendedor exitoso es de 45 años, según el MIT.

El camino de emprendedor comienza con una idea y con ganas de salir de la zona de confort y mejorar el contexto. Sin embargo, ¿debes empezar antes de los 25 años o después de los 40 años? A continuación la respuesta.

El director general de Endeavor México, Vincent Speranza, explica que los emprendedores jóvenes se distinguen por entusiastas y tener el propósito de cambiar algo que nos les gusta. Y, a pesar de los retos que se les presenten en el camino, tener una idea muy sólida y algunas herramientas es suficiente para lograr el éxito.

No obstante, Hernán Fernández, socio fundador del fondo de inversión mexicano Angel Ventures, piensa de forma opuesta. El experto menciona que es importante que el líder cuente con experiencia laboral en la industria que planea atacar, pues es más probable que su empresa sea exitosa si él tiene una mezcla de madurez, conocimiento y hasta contactos suficientes en el mercado.

De acuerdo con cifras del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés), la edad promedio de un emprendedor exitoso es de 45 años.

“Emprender cuando uno está encima de los 40 implica tener compromisos financieros y personales como los hijos, la esposa y la hipoteca. Sin embargo, tienes todas las ‘tablas’ para asumir nuevos retos, conoces tu sector y a tu mercado. No hay nada que impida tu éxito”, asegura Gabriel Montoya, quien tenía 47 años cuando fundó Dvdendo , una plataforma de inversión en Estados Unidos.

Lee: Jóvenes mexicanos prefieren emprender que ser empleados

Aunque, dice Hernán Fernández, si el emprendimiento fracasa cuando eres mayor regresar al mercado laboral no será tan sencillo. Por lo que las consecuencias serán mucho mayores. Antes esto, Juana Ramírez, socia fundadora de la Asociación de Emprendedores de México (Asem), dice que la persona debe asegurarse de poseer tres cualidades:

  1. Que se apasione por un problema.
  2. Tener una una trayectoria académica y profesional sólida.
  3. Que no le tenga miedo al fracaso y sea resiliente.

Con información de Expansión

Sobre el autor Ver publicaciones

KM