Cambian a huertas de altas densidades de mango en Nayarit

huertas de altas densidades de mango

La plaga de la escama blanca les limitó las exportaciones y abrieron los ojos cambiando las huertas para mejores prácticas de producción

En el estado de Nayarit los agricultores le están apostando a huertas de altas densidades de mango dejando atrás los modelos convencionales. La iniciativa implica cambiar el modelo con una renovación de las huertas, podas severas de árboles viejos y elevados, y un manejo integrado de plagas.

huertas de altas densidades de mango

La doctora María Hilda Pérez Barraza, investigadora en manejo de huertos y producción de mango, explicó que el modelo tradicional de huertas del estado de Nayarit se tenían densidades de 100 árboles por hectárea, y además árboles viejos y de gran tamaño, que ya resultaban infuncionales.

En conferencia durante el Congreso Nacional de Mango, organizado por la Universidad Tecnológica de Escuinapa (UTE), explicó que tras una crisis en las exportaciones los agricultores nayaritas probaron nuevas técnicas de cultivo y ahora tienen huertas con densidades de 278 árboles por hectárea, 400 y hasta 800 árboles por hectárea.

Lee: Crece producción de mango Ataulfo en un 354% en México

Comentó que para lograrlo tuvieron que aprender nuevos paquetes de producción, sobre todo capacitarse en huertos de alta densidad, paquetes integrales de manejo del huerto, poda, uso de la auxina Paclobutrazol (PBZ), reguladores de crecimiento, estimulantes de brotación, riego y manejo de plagas.

La investigadora señaló que en el estado de Nayarit predominaban huertos de mangos con árboles viejos y gigantes, poco productivos, pero además que dificultaban la cosecha. Dijo que esto es sinónimo de huertos mal atendidos, y por ese mal manejo se les presentó una severa plaga de escama blanca, que les limitó la exportación por mala presentación del fruto.

huertas de altas densidades de mango

Pérez Barraza puntualizó que a raíz de la crisis los agricultores fueron más susceptibles a consejos sobre mejoras tecnológicas. Así empezaron a hacer podas severas a partir del año 2008, el uso de técnicas como los interinjertos, e investigaciones sobre altas densidades y el efecto enanizante de los huertos.

La especialista dijo que, en Nayarit, con el sistema tradicional de huertas, los rendimientos andaban por debajo de las 10 toneladas por hectárea, y en cambio, ahora que están adoptando los huertos de alta densidad, en plantaciones de 400 árboles por hectárea, hay productores que cosechan hasta 30 toneladas por hectárea.

Lee: 5 mejores productos agrícolas de Sinaloa

Comentó que, con el cambio de esta tecnología, los agricultores también deben cambiar el tema del manejo de agua, pues implica aprender a captar y guardar el agua, así como administrarla de mejor manera con riegos presurizados y evitar los riegos inundados.

Al hablar del control del tamaño de los árboles y manejo en altas densidades afirmó que con la poda severa o descopada de los árboles para mejorar la producción el agricultor debe sacrificar 2 años de cosechas, pero con un buen manejo de injertos y variedades puede mejorar significativamente las condiciones de su huerta y la producción.

La especialista destacó que esta tecnología puede aplicarse con éxito en el estado de Sinaloa y es una buena alternativa para volver más rentable el cultivo de mango. Enfatizó que Sinaloa no es igual a Nayarit ni a Chiapas, pero debe adoptarse un paquete tecnológico que revolucione los cultivares con variedades y densidades apropiadas a la zona.

Sobre el autor Ver publicaciones

Juan Francisco Sotomayor

Licenciado en Ciencias de la Comunicación.
Coordinador de Redacción.
Premio nacional: “Reconocimiento a la Conservación de la Naturaleza 2012”