¡Conoce a los sinaloenses que la están rompiendo en el mundo!

Educación

La Ley es primero: La justicia es un fin del derecho

La justicia

Al margen de la ley, nada; por encima de la ley, nadie. Todo, por la razón y el derecho; nada, por la fuerza

La justicia es un fin del derecho y, por lo tanto, no es un elemento de su definición. Pues el derecho que no realiza la justicia, sigue siendo derecho, pero ha traicionado su fin, de acuerdo con la UNAM.

La Guía Ética para la Transformación de México propone 20 principios para construir una vida y una sociedad mejor. A continuación el número catorce a detalle.

14. De las leyes y la justicia

Al margen de la ley, nada; por encima de la ley, nadie. Todo, por la razón y el derecho; nada, por la fuerza

La justicia es la conciliación civilizada de los derechos de dos o más actores sociales con base en el derecho.

Su guía principal es el conjunto de leyes locales, nacionales e internacionales. Es el medio principal para evitar que los conflictos se resuelvan por medio de la violencia. Por eso se dice que la paz es fruto de la justicia.

Las leyes son imperfectas por naturaleza y deben adecuarse constantemente a las realidades humanas y sociales, que son siempre cambiantes. Así, se presenta la situación de que las leyes injustas deben ser modificadas. Lucha con la palabra, con la organización social y con los recursos legales para modificar las leyes que no sean justas.

No basta con que existan leyes para que haya justicia. Debe haber además instituciones apegadas a la legalidad y servidores públicos dispuestos a cumplirla en forma imparcial, equitativa y sin distingo. A eso se le llama “Estado de derecho” y de esa forma se genera en la sociedad certidumbre jurídica. Cuando, por el contrario, las leyes no se aplican o se aplican en forma facciosa, discrecional y arbitraria, proliferan la injusticia y la impunidad; es a lo que se llama “Estado de chueco”.

Si la justicia depende de ti, procura ponerte en el lugar de quienes la reclaman y de actuar apegado a leyes y reglamentos y de acuerdo con tu conciencia.

Una buena historia tiene el poder de cambiar una vida. Ayúdanos a llevar una oleada de bondad a tu ciudad.
Una buena historia tiene el poder de cambiar una vida. Ayúdanos a llevar una oleada de bondad a tu ciudad.
Publicaciones Relacionadas
EducaciónInternacional

¿Qué te parece hacer tu maestría en Finlandia? Así se puede

EducaciónInternacional

¿Conoces las becas de la OEA para estudios académicos?

CuliacánDeporteEducación

Así se vivió la carrera con causa de ProEduca “Corro por sus sueños”

CuliacánEducación

Aprende a hablar en señas con el mural en Culiacán

Vale la pena leer...
Pedir perdón y saber perdonar libera al ser humano