Buenas noticias: Más de 10,800 recuperados de COVID-19 en Sinaloa #QuédateEnCasa

Opinión

De Jacobo Zabludovsky a Luisito Comunica

Luisito Comunica

Columna: Reflexiones de un aspirante a buen vecino. Por Miguel Calderón

¿Dónde anda Luisito Comunica?. Mi primer recuerdo de una comunicación a distancia, de puntos muy lejanos entre sí, proviene de una gran caja de madera con pantalla curva que era dueña del protagonismo en la sala de la casa de mis padres allá en Navolato.

Estos flashazos de mi infancia se ubican muy posiblemente a finales de los años setenta. Me veo sentado en el piso con la mirada atenta en el recuadro luminoso que emitía sonidos e imágenes móviles, que recibía una señal- a veces fuerte, a veces débil- de una especie de papalote de aluminio sujetado al techo de nuestra vivienda familiar.

Lee: No perdamos Bagrecitos, no perdamos más vidas en Culiacán

Luisito Comunica

Se podían sintonizar 3 canales, mediante una dura rueda giratoria. En la frecuencia televisiva XHQ encontrábamos los sábados al Dr. Rodelo, en XHGC localizábamos las caricaturas de Hanna Barbera y en XEW canal 2 Jacobo Zabludovsky terminaba la transmisión del día con las noticias en 24 Horas. Sintonizar a la primera y con exactitud era tarea titánica.

Había que tener pulso de cirujano para no pasarse de canal. Ahí vi, maravillado cómo SuperCan, rescató más de una vez a Dulce Polly. ¿En qué momento mis hijas y las generaciones que viene detrás de ellas dejaron de sorprenderse con esto?

Luisito Comunica

Este recorrido nostálgico llegó a mi esta semana a propósito de que en mi cuenta de Facebook se me recordó que hace 5 años conocí a Marquitos, célebre personaje que famoso se hizo en las redes sociales al narrar cómo la banda de la caja registradora se tragó sus 5 pesos de queso que había adquirido con las monedas que encontró al fondo de su lavadora.

Lee: Recomendaciones para la crisis económica

A Marquitos “El del Queso” se le puede confundir hoy con otro popular de los nuevos medios: Markitos Toys, que ha convulsionado centros comerciales y el tráfico del centro de Culiacán. Y otro icónico más grande, Luisito Comunica.

Justo en estas dos celebridades es que encuentro parte de la explicación de por qué las nuevas generaciones se alejaron de la tradicional televisión con horarios y temáticas específicas: noticias, novelas, caricaturas y series.

Luisito Comunica

De unos años a la fecha las principales empresas televisoras en México han experimentado pérdidas financieras por una tendencia a la baja en su audiencia. Es muy posible que un factor sea que, poco a poco, los millennials se alejan de la televisión para explorar nuevas alternativas para consumir medios.

Una publicación de la revista Forbes México dice que los jóvenes en la actualidad no se ajustan a un horario para observar contenidos; sus gustos son tan diversificados, que difícilmente la barra de programación de la trasmisión acostumbrada será atractiva para ellos; que se mueven mucho por lo que les llama la atención los videos cortos, mucha interacción social y contenidos creados especialmente para la web; que son multiplataforma por lo que en un lapso muy corto de tiempo pasan de ser atraídos por un videojuego, por una red social o por un contenido específico en Netflix sin restricción de lugar y/o horario.

Recomendamos leer

Camila me confesó que ella dejó de ver contenido en la televisión convencional en la secundaria y de ahí migró a estas “nuevas formas de entretenimiento”. Sí, así como mi hija cambió de chip, de canal y de medio, lo hizo el resto de los millennials y de las demás generaciones que le secundan, será difícil tener un tema de conversación en común al respecto de algún programa popular en la televisión al modo antiguo. Eso quizás esté provocando que ellos estén en un espacio en el que nosotros no estamos y viceversa.

Si la idea fuera encontrarnos en nuestros diálogos con temas coincidentes al respecto de lo más popular en los nuevos medios, quienes tendríamos que adaptarnos somos nosotros y no ellos, que son los que impulsan la novedad.

Por todo ello, estimo que mis recuerdos con SuperCan, con los Picapiedra y con la televisión monocromática se quedarán en eso: en recuerdos. Pero además tendré que explorar la posibilidad de realizar algunas versiones de esta publicación en el universo del Youtube y preguntarle a Camila quién es Yuya, Anna Sarelly y Luisito Comunica.

Publicaciones Relacionadas
Opinión

Cada granito de arena ayuda

Coronavirus SinaloaOpinión

Es fácil acabar con la pandemia: USA CUBREBOCA

MovilidadOpinión

Porque las ciudades también deben ser pensadas para las mujeres

Opinión

Hábitos clave: cómo cambiar tu vida con enfoque positivo

¡Recibe nuestro boletín semanal!


Vale la pena leer...
Médico mexicano se levanta de camilla para salvar una vida