Buenas noticias: Más de 30,800 recuperados de COVID-19 en Sinaloa #QuédateEnCasa

Arte y CulturaOpinión

¿Feligresía en declive?

Feligresía

La cuestión es si con la reapertura, la feligresía regresará a los templos o la pandemia transformó los hábitos religiosos. A lo que Alejandro Moreno responde en su columna Las encuestas para El Financiero.

La frecuencia con la que los mexicanos asisten a servicios religiosos se ha reducido dramáticamente en los últimos meses. Entre enero y mayo del año pasado, las encuestas nacionales de EL FINANCIERO registraron que, en promedio, 44 por ciento de las personas entrevistadas dijo asistir a servicios religiosos por lo menos una vez a la semana. Entre junio y diciembre el promedio bajó a 35 por ciento, y en los primeros tres meses de este 2021, el promedio fue de 21 por ciento. La asistencia o participación religiosa ha bajado a la mitad de lo que era hace un año.

¿Qué está sucediendo? Lo primero que viene a la mente es el cierre de iglesias y templos debido a las medidas de confinamiento por la pandemia. Durante el último año, la gente no ha tenido el mismo acceso a los centros religiosos. La pregunta es si con la reapetura, la feligresía volverá a los templos o la pandemia ya está cambiando los hábitos.

Desde que iniciaron las medidas de confinamiento, en marzo de hace un año, ha habido momentos de reapertura en diversas actividades, y los centros de fe han reabierto sus puertas gradualmente. Por otro lado, los servicios religiosos online han tenido sus momentos de florecimiento durante la pandemia. Sin embargo, la asistencia a los servicios religiosos (no se especifica si presenciales u online) no ha mostrado visos de repunte. Desde septiembre de 2020, la tendencia ha sido a la baja.

No podemos decir que haya decaído la fe; al contrario, es probable que en tiempos de crisis e incertidumbre como la pandemia se hayan fortalecido ciertos aspectos de la espiritualidad. Tampoco podemos decir que las creencias religiosas de los mexicanos se hayan debilitado. Lo que sí es evidente es que la feligresía va en declive. Y las medidas de reapertura o la oferta online no parecen estar provocando una reactivación. No parece ser una crisis espiritual, sino una crisis de participación religiosa. Veremos si se trata de un abandono temporal o de una deserción de largo plazo, más definitiva.

¿Quiénes son los que más han dejado de asistir a servicios religiosos? Las encuestas revelan que el declive ha sido de magnitud muy similar entre hombres y mujeres. En general, las mujeres dicen asistir más a servicios religiosos que los hombres, con una brecha importante que promedió 11 puntos en 2020. Pero la caída en asistencia ha sido muy pareja entre ambos grupos poblacionales.

Feligresía

Si consideramos la edad de los entrevistados, la asistencia religiosa suele ser más alta entre los mayores de 50 años, y más baja entre los menores de 30. Lo que muestran las encuestas es que en todos los grupos de edad se han registrado bajas, pero la más notable ha sido entre los mayores de 50 años, quienes suelen ser clientes frecuentes. Las razones quizá son obvias: se ha dicho que es la población más vulnerable al Covid-19, por lo cual la incidencia de quedarse en casa podría ser mayor.

Pero también, la población de mayor edad está menos internetizada, por lo cual la penetración de los servicios religiosos por medios digitales a ese segmento enfrenta barreras tecnológicas en el lado de la demanda.

Esas mismas barreras se vinculan con las tendencias por grupos según su nivel de escolaridad. El declive más notable en la asistencia a servicios religiosos se observa entre los entrevistados con escolaridad universitaria, el grupo de por sí más secular. Pero la caída entre el grupo de educación básica no se queda atrás, y eso es importante porque representa un fuerte nicho de seguidores para las iglesias. No sabemos si el abandono es temporal, pero de no ser así estaremos viendo un cambio sustantivo en las prácticas religiosas de la nación.

Finalmente, las encuestas muestran caídas de asistencia a la iglesia más notables entre la población católica, y de menor magnitud entre las minorías cristianas no católicas o de denominación protestante. La asistencia entre estas últimas también ha bajado, pero no tanto.

Hace un año, cuando la asistencia a las iglesias lucía más robusta, la Semana Santa no influyó en las tendencias. Veremos si este año, cuando la asistencia luce debilitada, en buena medida por la pandemia, la Semana Santa reactiva por lo menos un poco. Por lo pronto, quede aquí un retrato empírico de una feligresía en declive.

Alejandro Moreno Ph.D. Ciencias Políticas en la Universidad de Michigan; Profesor en la ITAM; Vicepresidente de WVS Survey México. Columna “Las encuestas”.

Ver artículo original en El Financiero.

Imagen: Sinaloa 360

Temas relacionados
Templo de Belén
¿Cerraron las Iglesias?, NO, más bien crecieron

Publicaciones Relacionadas
OpiniónTecnología e Innovación

Cerrando la brecha digital

OpiniónSeguridad

Cómo inicia la violencia

Arte y Cultura

Sé parte de la primera exposición virtual de arte de la SAS

Arte y Cultura

Aprende del Superpoder de las Nenis en esta charla

Vale la pena leer...
Grupo Infra inaugura planta de oxígeno medicinal