Buenas noticias: Más de 18,600 recuperados de COVID-19 en Sinaloa #QuédateEnCasa

Arte y CulturaOpinión

Templo de Belén

Templo de Belén

Desde el 8 de noviembre, participamos con mucha alegría de la bendición de este nuevo templo, el Templo de Belén.

Inicio agradeciendo a los condóminos de La Primavera que han aportado y siguen aportando recursos económicos, materiales y oraciones para llegar a tener este templo que ya es una realidad; sé que para muchos ha sido un esfuerzo importante. Muchas, Muchas GRACIAS!!

También agradezco al Sr. Obispo Don Jonás Guerrero, al Padre Esteban y al Padre Cristian, que junto con muchísimas personas han colaborado en su construcción.

Deseo compartir con ustedes algo de su historia.

Algunos me han escuchado decir que la primera Iglesia en la que la familia Coppel participó, fue Santa Inés, y que después, nos dimos cuenta de los grandes beneficios que nos trae el tener un templo en nuestra comunidad.
Lo vimos tan positivo, que la familia ha contribuido en forma parcial o total a la construcción de 13 templos, este es el 14.

Templo de Belén

Demoramos mucho para iniciar esta obra.
Recibimos más de 20 proyectos arquitectónicos, organizamos un concurso internacional en el que presentaron proyectos muy profesionales y los pusimos en exhibición varios meses para que muchas personas los vieran y evaluaran. Vinieron a verlos muchos condóminos, sacerdotes, seminaristas, el Sr. Obispo Benjamín Jiménez, y arquitectos.
Pero no hubo ningún proyecto que gustara a la mayoría.
Antes ya habíamos también recibido algunos anteproyectos de arquitectos de Estados Unidos, Argentina, Brasil y México.
Al final el proyecto que tuvo mayor aceptación fue el del Arquitecto Francisco Artigas.

Lee: Virgen de Schoenstatt, una unión de amor entre María y sus fieles

Como dato curioso, su abuelo el Arq. Francisco Artigas, recién graduado vivió en Culiacán por los años 40´s y muchas casas y edificios tienen su sello personal (el edificio de la CAADES por ejemplo).
Mi papá y él, eran amigos, y un día cenando en la cenaduría La Filo, en papel café de estraza, el Arquitecto Artigas le dibujó el plano de lo que después sería la primera casa de mis padres, en Paseo Niños Héroes 710 Pte.

Para la construcción del Templo de Belén, en el proceso, muchos amigos nos fueron dando muy buenas sugerencias, que fueron enriqueciendo el proyecto.
Terminar una iglesia de este tamaño y acabarla en 22 meses, no es una tarea sencilla.
Es difícil imaginar la gran cantidad de personas que han colaborado. Se hicieron 220 planos, múltiples reuniones, permisos, contratos, compras de materiales y equipos.
Cuando visitamos enormes iglesias y las admiramos, no alcanzamos a darnos cuenta de todo lo que hay detrás de lo que ya vemos terminado.
El precioso templo de la Sagrada Familia de Barcelona diseñado por Antoni Gaudí, inició su construcción en 1882 y todavía está en construcción.
¡Esta si es una verdadera obra de arte!

Desde los inicios del proyecto de La Primavera, me acompañaba a recorrer los terrenos el Padre Don José María Báscones, que dedicó su vida a ser pastor de muchos en Culiacán.
Él eligió el lugar donde debería ser erigido este templo.
Recuerdo que dijo: “Desde la antigüedad los templos se construían en el mejor lugar y en el más elevado para que todos lo pudieran contemplar”.

Al inicio queríamos que se llamara “de la Natividad” pues La Primavera se inauguró al inicio del año 2000.
Año del Gran Jubileo de la Natividad de Nuestro Señor, pero no se pudo porque en la diócesis ya existía un templo con ese nombre, así que le llamamos Templo de Belén que también nos refiere a la Natividad de Jesús.
La idea central es: Dios que se hace Niño y que nace en la Sagrada Familia, con la Virgen María y San José.
Es el inicio de una época, el parteaguas de la historia, en que Dios viene al mundo a traernos un mensaje:
“Gloria a Dios en los Cielos y Paz en la Tierra a los Hombres que Ama el Señor“.
Dios con nosotros.
Familia y Paz.

Este Templo de Belén es una aportación de todos a la Diócesis de Culiacán para las celebraciones litúrgicas y actividades formativas.
Estamos seguros que traerá grandes bendiciones a nuestra comunidad y a todo Culiacán.
Los templos y especialmente los sacerdotes, son parte muy importante de nuestras vidas.
En los templos asistimos a misa, bautizamos y confirmamos a nuestros hijos, reciben formación cristiana y se preparan para la confesión y primera comunión.
Asistimos a matrimonios, misas de acción de gracias, funerales, festividades, etc.
Los momentos más importantes de nuestra vida los compartimos en el templo.

Este templo está llamado a ser el centro de una fuerza evangelizadora que influya en toda la ciudad, para generar una mejor comunidad, con valores cristianos y más unidos a Dios.

Para terminar, quiero darles algunos datos del Templo de Belén:

  • Ocupa un terreno de una hectárea
  • Tiene 4,000 metros cuadrados de construcción
  • Una Capilla con 92 asientos
  • Tiene capacidad para 600 personas sentadas
  • 160 espacios para autos
  • 2 sótanos de estacionamiento
  • 562 nichos para cenizas de difuntos
  • 2 oficinas para el sacerdote y su equipo
  • 1 salón que se puede dividir en 2 para clases o reuniones
  • Servicios sanitarios
  • Atrio amplio con pérgola y con hermosa vista al lago y a las colinas
  • Acabados interiores y exteriores de piedra y granito
  • Techos interiores de madera
  • Alfombra en el piso bajo las bancas
  • Aire acondicionado e iluminación
  • Torre campanario de 35 metros de altura
  • 4 exhibidores de nacimientos, regalados por amigos y hay espacio para más….
  • Con sillas extras en el atrio y vestíbulo podrían llegar a estar hasta 1,000 personas

De nuevo muchas, muchas, gracias a todos los colaboradores que hicieron posible el Templo de Belén.

Imagen: Sinaloa 360

Publicaciones Relacionadas
Coronavirus SinaloaOpinión

Mexicanos mejoran hábitos de limpieza tras pandemia: Mitofsky

Arte y Cultura

Desarrolla tus capacidades en el Club de Lectura Sonar

Arte y Cultura

Los récord Guinness más curiosos del 2020

MovilidadOpinión

Cambios Revolucionarios: El Covid y el 20 de noviembre

¡Recibe nuestro boletín semanal!


Vale la pena leer...
Los recursos pesqueros, ¿cómo andamos?