¿Sabes qué hacer ante la privación de la libertad de una persona?

privación de la libertad

La sentencia del secuestro oscila entre los 40 hasta los 140 años de prisión.

El secuestro, la privación de la libertad, o el ‘levantón’ de cualquier persona, es un delito que conmociona tanto a familiares como a amigos. Sin embargo, antes de iniciar cualquier investigación, debes tomar en cuenta ciertos factores para no incrementar el riesgo de la víctima y de sus allegados.

En sus artículos 364 al 366, el Código Penal Federal establece que la pena a quien cometa un secuestro va de los 40 hasta los 140 años de prisión.

La privación de la libertad puede ocurrirle a cualquier persona sin importar su nivel social, cultural o económico, por lo que es necesario tomar medidas que permitan reducir los riesgos de convertirse en víctima de este delito.

De esta manera, organizaciones especializadas en el tema como Alto al Secuestro y Mexicanos Unidos contra la Delincuencia y la Universidad Nacional Autónoma de México, recomiendan lo siguiente:

Prevenir el secuestro

  • Estar alerta y ser desconfiado. Reportar circunstancias extrañas e inusuales.
  • No establecer rutinas. Modificar rutas y horarios.
  • Contar con números de emergencia en caso de emergencias.
  • Si eres empresario o tienes equipos a tu cargo, es recomendable tener un control de empleados domésticos y de oficina.
  • Evita compartir información sobre tu capacidad financiera y de liquidez.
  • Manejar diversas cuentas bancarias para no concentrar el dinero en una sola.
  • Evita citarte con desconocidos en lugares poco concurridos o lejanos.

>>¿Qué hacer ante rumores de privación de libertad de mujeres?<<

Secuestro de un familiar

  • Mantener la calma.
  • Ser discreto.
  • Activar una búsqueda personal en redes sociales o medios de comunicación.
  • Limitar contactos telefónicos para evitar fugas de información.
  • Denunciar el delito ante la policía federal al número 088.
  • Hacer caso omiso de rumores.
  • Desconfiar de negociadores privados.

En caso de ser secuestrado

  • Mantener la calma.
  • Evitar involucrarse con los captores; no confrontarlos, no mirarlos a los ojos pero trata de conversar para crear empatía.
  • No intentes escapar a menos que exista una oportunidad muy fuerte y segura.
  • Si decides huir, que sea sólo por estar en grave riesgo de morir.
  • No negocies.
  • Evitar compartir información personal, podría dificultar las negociaciones.

Sobre el autor Ver publicaciones

Kenia Meza

Lic. en Negocios y Comercio Internacional
Desarrolladora de Contenidos de TBN