¡Conoce a los sinaloenses que la están rompiendo en el mundo!

HistoriasVilla Juárez

Chabelita la estrella del sóftbol que hace brillar a Villa Juárez

Chabelita

Cuando estudiaba en la escuela en campo Santa Martha no imaginó el potencial deportivo que había en ella. Hoy con 50 años es predilecta en encuentros de softbol.

Chabelita es la estrella del sófbol que hace brillar a Villa Juárez, cada vez que participa en un encuentro, pone el cuerpo, el corazón y todo el empuje por obtener un campeonato. Se ha ganado el reconocimiento público en estatales, nacionales y como entrenadora de sóftbol. Todo empezó en una competencia de la escuela primaria.

Por el entusiasmo que les ponía a sus entrenamientos en el deporte, María Isabel Santillanes Leyva fue seleccionada en su escuela primaria de Villa Juárez, Navolato para ir a la ciudad de México a competir en deporte de Bala. Y estando allá la acomodaron también en el equipo de Sófbol. En ambas disciplinas regresó con medalla.

En tiempos de juventud se destacó en el voleibol, donde era buena jugadora y además entrenadora de equipos. Cuenta que un día estando en las canchas de la colonia Ruiz Cortínez de Culiacán, llegaron unas compañeras a invitarla a jugar sófbol. Al principio se resistía, pero dice que recordó los días de infancia por donde está la escuela Henry Ford, cuando el profe Cervando Reyes Romero, con bat y guantes en mano la integraba a jugar esta disciplina. Así que aceptó el reto.

Chabelita

“Y ya cuando nos pusieron a entrenar ya vieron que se me daba, con los movimientos que tiene uno para desplazarse en el voleibol, sí me daban para moverme, y me gustó. Y ahí empecé, sin dejar tampoco el voleibol, empecé con el softbol. Y a la fecha me quedé con el softbol. Dije voy a agarrar unos años, voy a descansar del voleibol, pero ahí me quedé.

Podría interesarte: Las Alturianas ya tienen su campo de softbol

Con juegos en las ligas locales fue escalando para jugar en distintas posiciones y eso le ha llevado a conquistar muchos campeonatos de sófbol en México. “Hemos tenido muchos nacionales, sobre todo con amigas, compañeras que hemos tenido nacionales muy duros de estar en la competencia. Muchas veces los grandes rivales que hemos tenido nosotras es la Baja C., y nos hemos fajado, ganado el campeonato 1-0”.

“Y esos son muchos triunfos que me ha traído mucha satisfacción a mi porque con un batazo mío nos hemos ido a la final, con una tirada, Como le digo, que del voleibol lo traigo, agarradas, rodando por pelotas nos hemos ido a una final”, comenta con emoción.

Chabelita, como le dicen de cariño, ya tiene 50 años, y aún sigue jugando sófbol. Para sorpresa de las jovencitas que van empezando, es la más aplaudida en cada juego por la manera de cómo convierte su participación en victoria.

Para Chabelita cada encuentro deportivo es agregarle felicidad a sus días, y cada triunfo es una gran satisfacción: “Todo eso ha tenido mucha satisfacción en el sófbol, que me lo han reconocido. Que cuando termina el juego me dicen: Eeey Isabel o chabelita, como me dicen a veces, que me agarran en brazos y me levantan, pues es una emoción que lleva uno y se los cuento ahorita a los 11 nietos que tengo”, y ríe divertida.

Relacionado con el tema: Con proyecto pacifista Pedro Razo activa a las mujeres en sóftbol en Villa Juárez

Dice entre bromas que su hija le dice, “mamá usted va a andar en bastón en el juego… y yo le digo hasta que Dios quiera voy a dejar el terreno de juego jejeje”.

Los muchos años de softbol le han permitido a Chabelita jugar en distintas posiciones, y en todas encuentra placer. “Yo empecé jugando Shortstop, pero ya ve que va uno para abajo, a mí se me acabó el brazo, y ahorita me gusta la segunda base. En la libre con Chester y ahora con Gloria, jugaba Shortstop, ya después en los nacionales que me tiraba por la bola, me ponía para acá para el 9, y muchas reniegan porque no quieren jugar el 9, que porque dicen, de ahí ya viene para la banca. No, vieran que difícil es jugar el 9”.

Chabelita se siente genuina de Villa Juárez, “porque aquí tengo enterrado mi ombligo y aquí empecé”, dice entre risas, aunque gran parte de su vida la ha vivido en Culiacán.

He tenido desde que empecé a jugar, sin echarle mentira, puros campeonatos y por esa parte creo que he sido privilegiada yo por Dios, porque muchas jugadoras de Culiacán a mi edad, todavía muchos equipos me invitan, habiendo tanta chamaca, muchachas de nivel, me invitan: Chabelita véngase a jugar, la invito, no me vaya a fallar. Bueno jejeje todavía las puedo, jejeje”, afirma con alegría.

En septiembre del 2021, María Isabel Santillanes Leyva fue galardonada en Villa Juárez, durante la inauguración de la Estatal de Sófbol libre 25 y menores, donde recibió un reconocimiento especial del Ayuntamiento de Navolato, ISDE, Liga Juventud y Experiencia de Villa Juárez y de la Liga Ernesto Millán de Culiacán.

El reconocimiento fue por su destaca participación deportiva y su arrojo en defender el juego. “Eso es lo que me gusta a mí, responder en el momento que me ocupan y defender cada turno al bat, cada vez que voy y me paro a home, eso es lo que me satisface a mí mucho”, dice con orgullo.

Comenta que su meta era jugar con Gloria Borrego y lo logró. Su consejo para las nuevas generaciones es: “Que se fijen metas. El que quiere puede y llega a ser. No ser de esas del montón, echarle ganas, y hacer su propósito de decir: yo voy a ser así, y lo van a lograr”.

Con estos méritos, Chabelita es la estrella del sófbol que hace brillar a Villa Juárez.

Imagen: Christian López

Una buena historia tiene el poder de cambiar una vida. Ayúdanos a llevar una oleada de bondad a tu ciudad.
Una buena historia tiene el poder de cambiar una vida. Ayúdanos a llevar una oleada de bondad a tu ciudad.
Publicaciones Relacionadas
DeporteEducaciónHistorias

Daniela Luna, educa para la paz con disciplina de Tang Soo Do en Alturas del Sur

HistoriasSinaloenses por el mundo

Kenia Hernández viste de orgullo a Sinaloa

HistoriasHistorias ResilientesNavolato

Esteban Guzmán; una vida dedicada a servir en Navolato

HistoriasOpinión

Bellas noticias del 2021

Vale la pena leer...
¡Si tomas, no manejes! Es muy sencillo