Su vocación es ayudar a necesitados

Nadia Aldana Pardo

Le conmueven las necesidades de los más desvalidos y la escogen como joven ejemplar de Villa Juárez, Navolato.

Para muchos, ser joven es distinción de rebeldía y poca actividad, para Nadia Aldana Pardo es vocación de servir.

Es originaria de Villa Juárez Navolato, desde pequeña ha visto cómo las personas necesitadas llegan a su casa buscando ayuda. Se le hizo costumbre lidiar con el dolor ajeno.

Es que su mamá María Luisa Pardo ha sido por muchos años presidenta de la colonia Triqui, de ese complicado modo de vivir en Villa Juárez, Navolato.

Siendo su mamá migrante de la etnia Cora de Nayarit, aprendió de ella a sentir duelo por los que sufren, por los otros migrantes en este terruño ya convertido en el crisol de las razas mexicanas.

Ahí convergen migrantes mixtecos, zapotecos, triquis, tlapanecos, nahuatlecos tarascos, tzotziles, coras, huicholes y de cualquier lugar de México donde hay necesidad de empleo.

Es que Villa Juárez entero tiene corazón migrante, unos primero, otros después. Unos pioneros ya asentados, y otros cíclicos que van y vienen por cada temporada hortícola.

Allí Nadia Aldana Pardo desde temprana edad vio la llegada de necesitados y aprendió cómo su madre canalizaba las necesidades para búsqueda de solución.

A eso se ha dedicado en los años de su juventud, le duele que los más necesitados no puedan quitar sus dolencias por falta de medicamento.

“A veces pongo hasta mi salario para comprarles su medicina”, dice convencida de su proceder.

  • Nadia Aldana Pardo

Con ese mismo temple sale a buscar alguna silla de ruedas para aquel que arrastrándose se confronta con su imposibilidad de desplazarse por su propio medio.

Así va a la búsqueda de despensas alimenticias para quienes llegaron de sus pueblos sureños y no han podido tener trabajo, pero a sus niños el estómago no les para de funcionar.

A su pariente del norte que vende ropa usada le pide prendas y zapatos para regalarlos a los que irán a buscarla, o que ella misma ha localizado.

El año pasado colectó 200 libretas y la cantidad de hojas, sacapuntas y colores que pudo, los niños no podían esperar a que sus padres con tantas carencias les compraran, dijo.

Con esa confianza la nombraron presidenta de la colonia Margarita, es gestora por naturaleza. Ahora se ha sumado al programa Rescatemos de Corazón a Villa Juárez.

Nadia Aldana Pardo sólo cursó hasta el bachillerato, no pudo continuar la universidad; ya tiene 23 años y no pierde la esperanza de continuar sus estudios profesionales.

Su jefa ahora en el trabajo es la síndica municipal de Villa Juárez, Fabiola Carrillo, de quien es asistente. De ella aprendió que puede reanudar la universidad aunque pase el tiempo.

Estos méritos le valieron a Nadia para ser digna representante de Villa Juárez en el reconocimiento al mérito juvenil Rafael Buelna Tenorio, Navolato Galardón 2017.

En un pueblo donde lo que más abundan son las necesidades, Nadia Aldana ha descubierto que su vacación en tiempos de juventud es ayudar a los necesitados.

Que nadie le diga que es una vocación perdida, cuando es la sociedad la que va en camino de perdición.

Sobre el autor Ver publicaciones

Juan Francisco Sotomayor

Licenciado en Ciencias de la Comunicación.
Coordinador de Redacción.
Premio nacional: “Reconocimiento a la Conservación de la Naturaleza 2012”