¡Conoce a los sinaloenses que la están rompiendo en el mundo!

EconomíaOpinión

La toma de conciencia

toma de conciencia

Muchas empresas familiares sucumbieron ante sus primeras adversidades porque, entre otros motivos, nunca se dieron cuenta de que eran eso: una empresa familiar, y ni idea tenían de lo que ello implicaba. Cómo los pescaditos en la pecera, que se murieron de viejitos sin saber que había mar, cielo y tierra.

Tus opciones son: te vas con la inercia o tomas la iniciativa. O sea; te lleva la corriente o manejas empresa y familia de manera estratégica.

Si no tienes conciencia y, por lo tanto, conocimiento de cómo funciona el Sistema de la Empresa Familiar, no vas a querer ni saber usar herramientas probadas para catapultar tu proyecto.

Tu familia es especial. Date cuenta que además de los problemas comunes a todas las familias del mundo (la escuela de los hijos, la nuera demandante, el yerno incómodo, etc.), tienes problemas de líneas de mando en tu empresa, incorporación de familiares a la gestión, distribución justa de los beneficios del negocio, etc.

Y en tu empresa, además de cuidar los costos, lidiar con auditorías, pagar sus impuestos, gestionar financiamiento, etc., tienes que tener contenta a la familia y cumplir con sus declaradas o escondidas expectativas.

O sea, tu familia no es como la de los profesionistas o los ejecutivos; ni tu empresa es como los negocios entre inversionistas que aportan capital sin involucrar a la familia.

Si no te das cuenta de esto a tiempo, tu empresa familiar se va con el ritmo y el rumbo que la marea le imponga; pero si tomas conciencia de lo que es el Sistema de la Empresa Familiar, tú serás el Capitán y tu familia tu Estado Mayor para llevar esa nave a puerto feliz.

Relacionados con el tema:

Contacto: Díaz Salazar y Asociados

Publicaciones Relacionadas
EconomíaMedio ambienteTurismo

Siguen presas de Sinaloa en rojo, a excepción de Huites y Sanalona

Medio ambienteOpinión

La limpieza de la “Isla Venados”

Historias ResilientesOpinión

No somos perfectas, sólo somos madres, con otras vidas y otras sonrisas

Opinión

Ganar Perdiendo

Vale la pena leer...
Centros de vacunación de segundas dosis en adultos mayores en Culiacán