¡Conoce a los sinaloenses que la están rompiendo en el mundo!

Villa Juárez

Maricela llegó a Villa Juárez con las fotos del caballo

fotos del caballo

La mujer de Leoncio pasó a la historia entre las fundadoras del mercado público

Nadie sabe cómo ni dónde terminará su vida. Maricela Ríos Campos vivió su infancia viendo a su mamá haciendo cosas para vender y en su tiendita. Eran los días pacíficos de Torreón Coahuila, pero se enamoró de Leoncio con sus fotos del caballo y sus pláticas de las ferias y espectáculos.

Es que Leoncio Peña tenía ese encanto emprendedor que Maricela admiraba. Tenía la habilidad de hacer dinero de la nada. Y además, nomás de imaginarlo, a su lado estaba segura de que conocería muchos lugares del país. Así es el amor, a veces basta imaginarlo y sucede.

fotos del caballo

En México cualquiera puede tener un caballo para usarlo en el pastoreo de ganado, en la charrería, para las carreras, o sólo para salir a pasear, pero cuesta caro. Leoncio tenía uno, el más económico. El caballo ni pastura le pedía, estaba hecho de resina y fibra, sin tripas ni dientes.

Es que Leoncio era fotógrafo y llevaba el caballo a las ferias para que los niños, las familias y los enamorados se tomaran fotos con él. Con el caballo ganaba dinero, y las personas ganaban recuerdos. Con ese atuendo que prestaba cualquiera se sentía charro.

Lee: Teresita encontró 2 perritos y los cuidó

Así iba Leoncio a todas las ferias y verbenas que podía, tenía el país entero para escoger. Enfadado de andar solo, un día se casó con Maricela y ganó una ayudante. Así empezó Maricela Ríos a descubrir el mundo en cada feria, mientras la gente era feliz con una foto con el caballo.

fotos del caballo

Pero el amor no viaja solo, y dos no son suficientes en un matrimonio. Así fue como nació el primer hijo, Leoncio se llamaría también.

Un día de invierno llegaron a la verbena de Culiacán con su caballo tieso y un caballito, el negocio crecía. A las bestias huecas las pararon al paso de la gente y sacaron las fotos que pudieron. Ahí escucharon que en Villa Juárez, Navolato, también había billetes. Se fueron a probar suerte.

En ese lugar de campos tomateros se quedaron a trabajar por unos meses. La mano de la suegra fue de ayuda, un día llegó de visita la mamá de Maricela Ríos y les aconsejó dedicarse al comercio. Con la invitación les dotó de mercancía para venta.

Lee: Rosalina Valenzuela es la mujer que ayuda a discapacitados en Villa Juárez

Así fue como se quedaron en Villa Juárez vendiendo en los tianguis improvisados de los campos agrícolas. El siguiente proyecto fue comprar un solar y construir una casa.

fotos del caballo

Andando de tiangueros vieron pasar los años. Cuando se creó el mercado municipal de Villa Juárez, Maricela Ríos fue de las primeras en establecerse, su negocio de mercería llegó a ser muy conocido. Ocasionalmente también vendía productos de higiene, limpieza y joyería. En las ventas ha probado.

Desde su puesto en el mercado Maricela ha visto pasar la vida. Cada año ha esperado a los trabajadores migrantes, en ellos está la vida, el dinero y la esperanza. Leoncio abandonó sus caballos tiesos y se dedicó al comercio mientras se le multiplicaba la familia con más hijos: Rodolfo, Rosario y Rocío fueron los nuevos motivos de vida.

Un día viajaba Maricela Ríos a Culiacán para una reunión de negocios, pero el destino le cambió la ruta. Un accidente automovilístico le dañó severamente su rodilla y fue a parar al hospital. Ocho años han pasado ya, enjuagando sus lágrimas cuenta cómo ese accidente la dejó postrada a una silla de ruedas hasta ahora.

La mejor maratonista de México está en Villa Juárez

Así, con esa silla ha seguido rodando entre su mercadería con el gusto de atender a miles de jornaleros y villajuarenses que visitan su negocio. En esa misma condición también despidió a su esposo de esta vida, quedando viuda en una tarde que nunca olvida.

Quien pensaría que el caballo de las fotos tejería una historia de amor. Hoy Maricela Ríos pasa a la memoria histórica entre los fundadores del mercado de Villa Juárez. Una foto para el recuerdo… una postal para los enamorados.

|

Una buena historia tiene el poder de cambiar una vida. Ayúdanos a llevar una oleada de bondad a tu ciudad.
Una buena historia tiene el poder de cambiar una vida. Ayúdanos a llevar una oleada de bondad a tu ciudad.
Publicaciones Relacionadas
EducaciónVilla Juárez

Reabren exámenes de primaria y secundaria de INEA en Villa Juárez

Arte y CulturaVilla Juárez

Instalan Librero Comunitario en plazuela de Villa Juárez

Villa Juárez

Grupo de jóvenes voluntarios lleva agua a colonias de Villa Juárez

Villa Juárez

Tortillas de maíz hechas a mano, especialidad de María Vega en Villa Juárez