Buenas noticias: Más de 30,800 recuperados de COVID-19 en Sinaloa #QuédateEnCasa

Historias

Historias inauditas de La Guásima y “El Chinito”

La Guásima

Don Jorge Pazos Villagrana anduvo en la revuelta ocasionada por la revolución en 1910 cuando Porfirio Díaz dejó el poder después de percatarse que el pueblo en armas le pedía cuentas.

Ver video

Con 92 años encima, decía que la revolución se generó porque la gente ganaba 50 centavos y quería ganar más, pues la minería en La Guásima hace tiempo había dejado de generar empleos y la agricultura era mal pagada en aquel entonces.

La Guásima

Hijo de Policarpio Pazos y Francisca Villagrana, guardaba sigilosamente sus pasajes revolucionarios y los sacaba al exterior sólo cuando alguien se acercaba y removía los escombros de su mente.

Se admiraba de Rodolfo Valdéz “El Gitano” de Aguacaliente de Gárate, bandolero temido en el sur de Sinaloa, “él era muy valiente, unos decían que era asesino pero conmigo siempre se portó bien, si ahora viviera la revolución no existiera”, insistía este señor que radicaba desde hace más de 72 años en la Guásima, Concordia.

La Guásima

Antes de llegar a La Guásima, existe un pequeño poblado de 5 a 6 casas donde desde los 8 años radica Doña Martha y su familia, quien dice que su padrastro le contaba la historia de un chino que anduvo involucrado en la revolución mexicana.

A quien durante el conflicto lo capturaron en ese lugar, lo torturaron, le arrancaron las plantas de los pies y lo hicieron caminar unos 200 metros hasta caer muerto, en un punto donde hasta el día de hoy, aún prevalece su tumba, sin embargo, no es la original pues las lluvias formaron una quebrada que se fue llevando poco a poco la bóveda de piedras, pero comenta que su padrastro la restauró y cada día de muertos le sigue llevando flores y veladoras, en honor a este Chino, el poblado adoptó el nombre de “El Chinito”.

La Guásima

Pobladores de antaño en La Guásima cuentan que originalmente estaba situada cerca de la carretera libre Mazatlán-Durango, y por el camino viejo de la misma transitaban monjes y carretas que bajaban de Pánuco transportando oro hacia El Rosario, durante el trayecto sufrían asaltos, siendo víctimas los monjes y otros pasajeros en el forcejeo, de los cuales han visto sus almas deambulando entre el  monte y el camino, y que además algunas personas han encontrado monedas de oro enterradas en el camino, mismas que caían de las carretas o las enterraban para evitar los asaltos.

La Guásima

Creemos te puede interesar ver este video

Debido al desabasto del vital líquido, los pobladores optaron por cambiarse a la zona donde se encontraba el Panteón Antiguo. Hoy en día este lugar tiene aulas  de un jardín de niños. En su interior aún existe una tumba antigua, que por respeto sólo ésta se conservó, ya que pertenece a la familia Galván, una de las más importantes del pueblo.

La Guásima

Doña Pachita Pasos contaba que un día en la madrugada estaba sentada afuera de su casa escuchando la radio, cuando pasó un vecino buscando una vaca perdida, mientras que las otras estaban debajo de un tamarindo. En ese momento observó a una mujer vestida de blanco que caminó desde el tamarindo hacia la mencionada tumba, desvaneciéndose en un destello de la aurora sobre dicha sepultura.

Recomendamos leer

Publicaciones Relacionadas
Arte y CulturaHistorias

El Tacuarinero, un recuerdo que permanece vivo

¿Y tú qué opinas?Historias

Sequía revela un panteón al fondo de la presa Bacurato en Sinaloa

Arte y CulturaHistorias

Pablo Jaime le pone Play a la vida musical

¿Y tú qué opinas?Arte y CulturaHistorias

Juani hizo del pan un milagro para criar a sus hijos

Vale la pena leer...
Recicla lo que ibas a tirar y mejora tu ciudad