Buenas noticias: Más de 7,200 recuperados de COVID-19 en Sinaloa #QuédateEnCasa

Arte y Cultura

El placer de la nieve desde hace siglos

El placer de comer nieve

La nieve es de los postres favoritos de niños y grandes, y es que llevamos siglos comiéndola.

La razón por la que gusta tantísimo la nieve (o helado), dice la ciencia que se debe a que este alimento activa las zonas del cerebro asociadas al placer y proporciona sensación de bienestar.

La nobleza

De la historia al presente. Algunos heladeros cuentan que en su origen, la nieve fue un alimento limitado a la nobleza y después se convirtió en medicamento de farmacia.

Según los científicos la nieve o helado es un alimento nutritivo. El día de hoy las neverías o heladerías, no son los únicos sitios que venden este producto, sino que se encuentran en los supermercados y tiendas de autoservicio. Los fabricantes llevan años tratando de convencernos que se trata de un alimento nutritivo y saludable apto para todos, no sólo para los niños o como un capricho ocasional, y que no son una golosina.

La nieve

Apoyados en estudios que defienden el aporte de nutrientes que supone comerse una nieve o helado, como proteínas y calcio, sobre todo. Incluso hay investigaciones que indican que su consumo activa ciertas zonas del cerebro asociadas con el placer y la felicidad.

Tal vez pueda interesarte

Comer helado o nieve da placer. Los consumidores coinciden en que el helado o nieve proporciona placer. Una encuesta de la Asociación Española de Fabricantes de Helados, por ejemplo, mostró que al 86% de la muestra le resulta placentero consumir un helado, mientras que el 75% dijo además tener la impresión de que si come nieve como postre se siente más satisfecho con la comida previa.

Comer nieve brinda placer

Algunos expertos explican esto así: Los helados funcionan como exorfinas en el sistema nervioso, como opiáceos que dan esa sensación de bienestar y contribuyen además a reducir el estrés y modular la ansiedad. Ingerirlos se relaciona con una situación de relajación que crea nuevas ganas de consumirlo.

Por su parte el Instituto de Psiquiatría de Londres comprobó a través de resonancias magnéticas que, al comer nieve, se activan las zonas del cerebro asociadas con el placer, mismas que se activan por ejemplo al escuchar una canción que nos gusta. La realidad dicha por otros expertos, es que lo que se activan son las vías del cerebro relacionadas con la recompensa y el esfuerzo.

Nieve mexicana

Los favoritos de México y el mundo. Los sabores preferidos cambian de un país a otro, y aunque se lanzan muchas novedades los favoritos que se imponen son: Estados Unidos vainilla y chocolate; en Japón además de vainilla, chocolate y fresa, gusta el de té verde; en China vainilla, mango y lichi; en Argentina el de dulce de leche es el rey, mientras que en México son populares los helados o las nieves enchiladitas o con sabor a tamarindo.

¿Y a ti cuál te gusta más?
Autor

Coordinador de MKT, RP & Public Affairs en Tus Buenas Noticias También se ha desempeñado desde muy pequeño en la Cultura como: Cantante, Conductor de TV y Radio y Actor de teatro musical.
    Publicaciones Relacionadas
    Arte y CulturaEducación

    Rehabilitan Teatro Griego de Culiacán

    Arte y CulturaEducaciónSeguridad

    César López: revolucionar el arte y la música contra delito en Sinaloa

    Arte y Cultura

    Celebra a Frida Kahlo con un recorrido virtual a sus obras

    Arte y CulturaCoronavirus Sinaloa

    Casa platera mexicana diseña llave distancia para evitar Covid-19

    ¡Recibe nuestro boletín semanal!