¡Conoce a los sinaloenses que la están rompiendo en el mundo!

No pasa nadaOpinión

Fentanilo, la otra epidemia

fentanilo

Aproximadamente 55,000 estadounidenses que sufrieron una sobredosis murieron a causa de opioides sintéticos como el fentanilo

La primera vez que le ofrecieron heroína a Jean, la rechazó. Sin embargo, una noche, cuando tenía 18 o 19 años, decidió intentarlo. Durante los años siguientes, la heroína condujo a la metanfetamina y la metanfetamina al fentanilo. No fue hasta que quedó embarazada en 2017 que decidió buscar ayuda. “Estaba en un punto de mi vida en el que seguía tocando fondo constantemente y estaba de acuerdo con eso”, dice la joven de 29 años de Denver. “Pero cuando me enteré de que estaba embarazada de mi hija, quise algo mejor para ella”.

No todo el mundo se da cuenta de ello. Mientras que el covid19 arrasó todo el país, la otra epidemia de Estados Unidos se ha desbordado silenciosamente. Los datos provisionales de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) sugieren que poco más de un aumento del 30% con respecto al año anterior.

Eso es más que el número de personas que murieron el año pasado en accidentes automovilísticos (42,000) y por armas de fuego (44,000) combinados. Aproximadamente 55,000 de los que sufrieron una sobredosis murieron a causa de opioides sintéticos como el fentanilo, un aumento del 57% año tras año. (Solo como referencia en México mueren 30,000 personas al año asesinadas)
La pandemia parece ser en parte culpable del aumento. El Dr. Chris Thurstone, director de servicios de salud conductual en Denver Health, dice que el aislamiento provocado por los encierros puede empeorar la depresión y la ansiedad, y el abuso de sustancias a menudo aumenta durante las recesiones económicas, cuando las personas han perdido su trabajo o están preocupadas por su situación o finanzas.

fentanilo

Es posible que más personas hayan consumido drogas solas o no hayan podido buscar ayuda médica cuando las clínicas cerraron o dejaron de aceptar nuevos pacientes. Pero hay más en la historia. La epidemia de opioides en Estados Unidos ha entrado en una nueva fase peligrosa gracias en gran parte a los cambios y la modernización de los mercados de drogas.

Te recomendamos ver testimonios de personas con problemas de adicción

Las raíces de la epidemia se remontan a los analgésicos recetados, como OxyContin, que se introdujo en 1996. En los aproximadamente 15 años que tardó la crisis de los opioides recetados en convertirse en una crisis de opioides ilícitos, la geografía de la epidemia se mantuvo relativamente estable. Muchos esperaban que el fentanilo, que es hasta 100 veces más potente que la morfina por gramo, no se extendiera más allá de la costa este y los Apalaches, donde ha causado más estragos. Los usuarios de los estados occidentales históricamente han preferido la heroína black tar, que no se mezcla tan bien con el fentanilo, a la heroína en polvo blanca que se encuentra en el este. “Los consumidores de opiáceos generalmente tienen la droga que eligen”, dice Bill Bodner, que dirige la división de Los Ángeles de la Administración de Control de Drogas de Estados Unidos (DEA). Los occidentales son los mayores adictos a los opioides”.

Sin embargo, los recuentos recientes muestran que el flagelo también ha encontrado apoyo en Occidente. En San Francisco, más del doble de personas murieron por sobredosis accidental de un fármaco el año pasado que por covid19. El médico forense jefe de la ciudad estima que el fentanilo se detectó en el torrente sanguíneo en casi el 73% de las muertes por sobredosis. En Las Vegas, las muertes por sobredosis de fentanilo aumentaron de solo 16 en 2015 a 219 en 2020.

La propagación del fentanilo tiene que ver tanto con la geopolítica y el crimen organizado como con los mercados locales de drogas. China es el mayor proveedor de los productos químicos utilizados para fabricar fentanilo y, hasta hace poco, el medicamento solía enviarse directamente a Estados Unidos en paquetes pequeños. En 2019, la administración Trump presionó con éxito al gobierno chino para que prohibiera la producción y venta ilícita de fentanilo y sustancias similares. Posteriormente, dice Matthew Donahue, subdirector de operaciones de la DEA, los envíos directos “prácticamente se detuvieron”.

Sin embargo, el fentanilo no desapareció. Los productores chinos simplemente tomaron el camino más largo, enviando los productos químicos a México para que los cárteles de la droga, que ya estaban traficando heroína, metanfetamina y cocaína, cruzaran la frontera. La cantidad de fentanilo incautada por las fuerzas de seguridad mexicanas casi se quintuplicó entre 2019 y 2020. Una vez cruzada la frontera, los cárteles utilizan sus redes establecidas para distribuir la droga en todo Estados Unidos.

No es solo la ruta que recorre el fentanilo lo que ha cambiado. La droga también está cambiando de forma. En México, el fentanilo es prensado en píldoras falsificadas hechas para parecer analgésicos como OxyContin o hidrocodona. Solo dos miligramos de fentanilo pueden ser fatales, por lo que una pastilla de fentanilo puro, o una combinada con otra droga como heroína o cocaína, puede ser mortal muchas veces.

Cuando la DEA probó píldoras de muestras de incautaciones de drogas entre enero y marzo de 2019, el 27% contenía una dosis letal de fentanilo. John Pelletier, que dirige la división de narcóticos de la Policía Metropolitana de Las Vegas, dijo que su equipo respondió a una llamada de sobredosis fatal en la que las dos víctimas tenían sus teléfonos abiertos para verificar los efectos secundarios de OxyContin, sin darse cuenta de que habían ingerido una píldora de fentanilo.

Las píldoras falsificadas son un gran negocio para los cárteles. El fentanilo se puede producir a una centésima parte del costo de la heroína, dice Keith Humphreys de la Universidad de Stanford. Los cárteles “no necesitan un campo de plantas de amapola”, dice Donahue, “solo necesitan un sótano, una casa o un pequeño almacén”.

La propagación del fentanilo ha cambiado la demografía de quiénes mueren a causa de los opioides. En 2014, los opioides mataron a los blancos al doble de la tasa que a los afroamericanos. La tasa de mortalidad por sobredosis entre los estadounidenses negros se triplicó con creces en los cinco años hasta 2019, ya que el fentanilo se infiltró en el suministro de drogas ilícitas. Los jóvenes de entre 20 y 30 años también están muriendo en mayor número.
Las tasas de mortalidad más altas entre los estadounidenses más jóvenes reflejan un cambio hacia los mercados de drogas en línea. La web oscura, un rincón oscuro de Internet, ha sido durante mucho tiempo una fuente de drogas ilícitas. Ahora, las píldoras falsificadas están disponibles en plataformas de juegos y redes sociales como Instagram o TikTok. La pandemia ha acelerado la tendencia: los estadounidenses recurren con mayor frecuencia a Internet en busca de drogas al igual que lo hicieron con el papel higiénico y los comestibles.

Todo esto pinta un panorama desolador. Los funcionarios advierten que la otra epidemia, que ha empeorado constantemente durante décadas, se volverá aún más mortífera antes de que mejore. El Plan de Rescate Estadounidense del presidente Joe Biden, que se aprobó en marzo, incluyó casi 4 mil millones de dólares para servicios de salud mental y abuso de sustancias. Biden también ha facilitado la prescripción de buprenorfina, un medicamento que se usa para tratar la adicción a los opioides.

Eso es bienvenido, pero 90,000 personas muertas sugiere la necesidad de una respuesta más muscular. Ayudaría si la docena de estados que se negaron a expandir Medicaid bajo la Ley de Atención Médica Asequible cambiaran su postura, ya que eso podría proporcionar metadona a los adictos. El Congreso también podría reiniciar Medicaid, el programa de seguro médico del gobierno para la gente pobre, para los prisioneros en las semanas previas a su liberación.

Un estudio realizado en 2018 encontró que el riesgo de sobredosis de opioides para los ex presos en Carolina del Norte era hasta 40 veces mayor que para la población general del estado. Sería fantástico pensar que el problema podría solucionarse interrumpiendo el suministro. Pero una constante de la política fronteriza en esta administración y en la anterior es que el fentanilo siempre puede encontrar una vía de entrada.

Sigue leyendo sobre el opio
18 mil muertes por sobredosis de opio en Estados Unidos
Hace crisis el consumo de drogas en Estados Unidos
Sobredosis colectiva de EUA realidad en adicciones

Publicaciones Relacionadas
Medio ambienteOpinión

La limpieza de la “Isla Venados”

Historias ResilientesOpinión

No somos perfectas, sólo somos madres, con otras vidas y otras sonrisas

Opinión

Ganar Perdiendo

Historias ResilientesOpinión

El día de las Buenas Acciones

Vale la pena leer...
¡No dejemos que el homicidio suba; no perdamos lo ganado!